Más Logo

Una apuesta por el Arte Contemporáneo

XXI Certamen de Certamen de Artes Plásticas de la UNED

Exposición: hasta el  22 de junio
Sala del Centro Cultural de la Caja Castilla La Mancha
(C/ Cardenal Gil de Albornoz,  Cuenca)

Hace 21 años que la UNED convocó, por primera vez, el Certamen de Artes Plásticas con objeto de crear una colección de Arte Contemporáneo, futuro patrimonio de la universidad. Año tras año, destina un fondo económico para la adquisición de obras - 10.000 euros en esta edición-, tanto pictóricas como fotográficas y cuenta con la colaboración de la Fundación Caja Castilla La Mancha y Fundación Antonio Pérez. Hoy, la colección tiene en su haber obras de pintores tan representativos como Menchu Lamas o Antón Patiño, y de fotógrafos como Pierre Gonord.

En esta edición, el jurado compuesto por Antonio Pérez Pérez, Víctor Nieto Alcalde, Marchán Fiz y Miguel Romero Saíz han seleccionado para su compra las obras de: Carolina Ferrer Juan, Guillermo Ferri Soler y Juan Martín Zarza.

Estas son sus creaciones y su trayectoria.

Recuerdos del porvenir (2010)
Carolina Ferrer Juan

La obra pertenece a la serie “Recuerdos del porvenir” en la que, junto a su voluntad de ordenar un lenguaje formal, firme y controlado para su pintura, existe la necesidad de transmitir el pulso del sentimiento. En sus cuadros el dominio de una atmósfera deja siempre paso a la intensidad de una emoción. Un debate entre emoción y razón que ha estado presente en su obra desde sus comienzos.

Según palabras de la filósofa Maite Larrauri ”Cuando contemplo los cuadros de Carolina Ferrer pienso que eso que veo es una instantánea sin rodeos y sin historias de lo que significa literalmente pensar. Pienso que eso es pensar… Algunos cuadros de Carolina Ferrer merecerían estar en las bibliotecas públicas”.

Carlos Marzal, poeta valenciano, plantea cinco contrapuntos para narrarnos las principales características de la obra de Carolina: la mirada, el color, las arquitecturas, la desnudez y limpieza de su obra, despojada de anécdota y que elimina lo accesorio “auscultando el vacío”, “acechando el silencio”.

La historiadora valenciana Dolores Sánchez Durá añade: “Las obras de Carolina Ferrer parecen enfrentarse a la aporía del instante que en cuanto se aísla, sucede y deja de existir. Su mirada construye espacios imposibles, llenos de vacío con algunos objetos o figuras metafísicamente situados en esa atmósfera de nada, con elementos aislados rodeados de resina y que parecen enfrentados a su propia mismidad o al problema de su identidad...

Trayectoria 

Carolina Ferrer Juan (Valencia 1966), licenciada en la Universidad Politécnica de Valencia, empezó a exponer en 1988 y desde entonces a realizado 13 muestras individuales más. Ha participado en ferias internacionales como ARCO (Madrid), New Art (Barcelona), Sevilla Arte Actual, Arte Santander, Arte Lisboa, Art Cologne en Alemania así como en numerosas exposiciones colectivas en España y América. Cuenta en su haber con diversos premios y galardones y su obra forma parte de las colecciones del Museo de Arte Contemporáneo de Pego o la Fundación Bancaza, así como de numerosos fondos artísticos públicos y privados.


El Zen de la calle I (2010, fotografía mixta)
Juan Martín Zarza

El artista explora la influencia que ejercen las formas de pensamiento orientales en una Europa ávida de valores que comienza a tomar en serio las humildes enseñanzas de los maestros Zen. Juan Martín habla del Zen como un acontecimiento de vibrante actualidad, tanto en el ámbito social como en el campo de la ciencia, en el que se tiende a diluir fronteras entre lo físico y lo emocional, acercándose a la metafísica. En sus propias palabras “la forma en que el Zen, lejos de cualquier connotación religiosa, propone métodos para alcanzar otras formas de percibir la realidad. Los llamados estados expandidos de consciencia.”

“En esta ocasión, y siempre con la intención de ahondar en la coexistencia entre las formas de pensamiento orientales y la cultura occidental, he tratado de ganar control sobre mi obra, interviniendo con más contundencia sobre los espacios y las arquitecturas con las que pretendo crear una atmósfera adecuada a tal fin. Hormigón, metal y cemento son las materias primas con las que he construido mis escenarios para traer a la memoria nuestro imaginario urbano, estereotipos de grandes urbes tan representativas de nuestra cultura del progreso. La rotunda transformación que he realizado en todos los referentes que conforman cada escenario me ha proporcionado cierta libertad para expresarme a través de las formas. La relación espacio-sujeto, la agilidad o robustez de determinadas estructuras, la conciliación entre los diferentes elementos… son utensilios que he podido aprovechar en pro de una comunicación visual.”

Trayectoria

Juan Martín Zarza (Sevilla 1977) se inició en la fotografía a través de su afición por el alpinismo realizando encargos de trabajos paisajísticos y deportivos de alta montaña. Realiza estudios de fotografía profesional y obtiene una mención especial en el master de fotografía artística de EFTI. Ha sido discípulo de maestros como Chema Mandoz, Ciuco Gutiérrez, Wilfredo Prieto y Félix de Azúa.

En los últimos años ha compaginado trabajos periodísticos con proyectos personales dentro del marco de la creación contemporánea, realizando numerosas exposiciones y siendo premiado en diversos concursos. Su obra forma parte de los fondos de instituciones públicas como la Diputación Provincial de Alicante o la Diputación Provincial de Cáceres.

 

La sombra del ciprés (acrílico 2008)
Guillermo Ferri Soler

El arte de la descontextualización es uno de los planteamientos artísticos que desarrolla actualmente Guillermo Ferri, con obras figurativas en las que juega a sacar de contexto conjugando personajes y escenarios de distinta índole causando así contrastes llamativos y provocadores.

La sombra estrecha del ciprés”desde el punto de vista, simbólico y morfológico plantea un paisaje en el cual habitan varios elementos: el ciprés recio y contenido en su propia forma singular, ascendente, bello y erguido, corta el horizonte formando una cruz. El cielo luminoso en constante movimiento y abierto para la razón espiritual. Al fondo el pueblo se confunde con el horizonte, pero sus formas dejan ver claramente el campanario y la cúpula de una iglesia. Una comunidad cristiana como realidad social. El hombre que habita la sombra del ciprés, es pequeño en relación al espacio que ocupa en la composición del cuadro y responde a un efecto añadido que actúa como altavoz de la escena, como una exageración que tiene un efecto sorpresivo y perturbador sobre el espectador.

Es una obra figurativa con marcados valores simbólicos en los que el autor tiene como objetivo expresar la duda latente que habita en el pensamiento, en referencia a la fe y su universo espiritual, camino estrecho como la sombra de un ciprés de la que fácilmente se puede salir antes que mantenerse bajo su influencia.

Trayectoria

Guillermo Ferri Soler (Ontinyent, Valencia 1972) comenzó sus estudios de dibujo, pintura y grabado en la escuela para adultos “San Carlos” de Ontinyent, siguiendo con gran vocación, en su faceta como pintor autodidacta.

Desde el año 2000, ha realizado ocho exposiciones individuales en España así como participado en numerosas exposiciones colectivas.

Sus obras forman parte de fondos y colecciones como el Museo Casa Parada (Tarancón), la Fundación Cruz Campo (Sevilla) o la Diputación Provincial de Alicante.

 

Aquí puedes ver todas las obras que participaron en el XXI Certamen de Artes Plásticas de la UNED>>

 

Sol Polo

 

comunicacion@adm.uned.es