Más Logo

En reconocimiento a una pedagogía renovadora y pionera

El Centro de Zona "Andrés Manjón" recupera su nombre original "Francisco Giner de los Ríos"

El pasado 13 de abril,  la Junta Rectora del Centro Asociado de la UNED de Madrid, aprobó la restitución del nombre original Francisco Giner de los Ríos al edificio del centro de zona Andrés Manjón (C/ Francos Rodríguez 77) La propuesta ha sido presentada por el Centro de Estudios de Migraciones y Exilios (CEME) http://www.cemeuned.org/ de la UNED,  y también contempla  el homenaje a los maestros que ensayaron una pedagogía renovadora y pionera, modelo para otros muchos centros educativos dentro y fuera de España, un homenaje al que, previsiblemente,  se sumará la Asociación Española de Historia de la Educación, varias asociaciones de vecinos (antiguos alumnos del Grupo Escolar), así como numerosos particulares del mundo de la cultura y la docencia y otras instituciones educativas.


Antecedentes e historia del edificio
   
El Grupo Escolar Francisco Giner de los Ríos fue uno de los primeros y más singulares complejos escolares que fueron construidos en Madrid en los años de la II República. Fue diseñado por el arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta en 1931 y construido en los dos años posteriores. Sus antecedentes constructivos e ideológicos se encuentran en la Institución Libre de Enseñanza, que se interesó por un nuevo tipo de edificio escolar, donde se aplicarían nuevas medidas higiénicas y sanitarias, además de la práctica de nuevos métodos pedagógicos.

La Comisión ejecutiva de Construcciones de edificios para Escuelas Nacionales de Madrid, conocida como “Junta Mixta”, elaboró en 1930 un primer plan de intervención en la ciudad de Madrid. La Junta estaba integrada por representantes estatales y municipales, y tenía como interlocutores técnicos a Antonio Flórez, Director de la Oficina Técnica de Construcciones de Escuelas, por parte del Estado; y a Bernardo Giner de los Ríos, Director de la Sección de Construcciones Escolares del Ayuntamiento de Madrid, por parte del municipio. Este plan comienza los primeros proyectos en enero de 1931 con presupuesto exclusivamente municipal. Con la proclamación de la República, la Junta se reorganiza y se aprueba el Plan para 1931-32, que asume el ya iniciado por el Ayuntamiento. La construcción del Grupo escolar Francisco Giner de los Ríos formaba parte del plan de 1931, convirtiéndose en uno de los modelos principales para las siguientes construcciones.

El día 14 de abril de 1933, el Presidente de la República acompañado el Jefe de Gobierno, el Presidente de la Cortes y el Ministro de Instrucción Pública, inauguró oficialmente el Grupo. La reseña publicada en ABC del día siguiente alaba su gran sentido estético e incluso el diseño de una gran piscina y soberbio parque.

La planta estaba organizada por pabellones enlazados por un cuerpo longitudinal, según un esquema simétrico. Combinaba elementos regionalistas como los torreones de los ángulos o los aleros de madre, con otros de tipo clasicista, pero en su conjunto proporcionan una sensación de orden y limpieza que evidencian un espíritu racionalista, presente de forma explícita en los grandes ventanales con dinteles de chapa en celosía del lado norte, tan característicos de la arquitectura escolar de Flórez.

El Grupo Francisco Giner fue dirigido por María Sánchez Arbós, fiel seguidora de los principios pedagógicos de la Institución Libre de Enseñanza. A través de su Diario puede conocerse la vida cotidiana de la escuela. En él se lee que el Grupo Escolar tuvo que abandonarse el 8 de noviembre de 1936, por encontrarse cerca del frente de batalla: “Mi escuela, ¡qué dolor!, tengo que abandonarla. Ayer cayó en uno de los torreones el primer disparo de cañón. No fue en hora de clase, afortunadamente, pero he recibido orden de dejarla”.

A los pocos días la columna Durruti ocupó el edificio. María Arbós pidió permiso a Besteiro -rector de la Institución Libre de Enseñanza- para trasladarse, con sus alumnos, a los edificios de ésta, lo que fue concedido por el ministro el 4 de febrero de 1937. En ese día la escuela Francisco Giner reanudó sus clases en los edificios de la ILE.

En 1939, acabada la guerra, el Ministerio de Educación Nacional publicó una orden en el BOE (22 de abril de 1939), disponiendo el cambio de nombre de este Grupo, puesto que el nombre de Francisco Giner de los Ríos estaba asociado a una pedagogía incompatible por su significación con la ideología del nuevo régimen Desde entonces pasó a llamarse “Andrés Manjón” y en él se estableció la enseñanza católica de las Escuelas del Ave María, fundadas por este sacerdote y pedagogo.

El inmueble fue dedicado posteriormente a la educación de adultos. Desde 1998 el Ayuntamiento cedió su uso a la UNED. El Centro de zona Andrés Manjón tiene una biblioteca, abierta al barrio, especializada en las disciplinas que se imparten en el mismo: curso de Acceso para mayores de 25 años; las diplomaturas de Empresariales y Turismo; las licenciaturas y Grados de Economía, Administración de Empresas y Turismo; y las licenciaturas y Grados de Filosofía y Antropología. Es un lugar de difusión pedagógica y cultural donde se celebran conferencias, seminarios, tertulias de Economía, tutorías, videoconferencias, exámenes, etc. Pese a las constantes rehabilitaciones y ampliaciones sufridas desde 1939 hasta los años ochenta, conserva en la actualidad el estilo característico de su autor. Ha sido utilizado en varias localizaciones cinematográficas.


Fotos del pasado y del presente
http://www.flickr.com/photos/uned/sets/72157626521717285/show/

Las fotos más antiguas proceden del  Blog de la Asociación Cultural Amigos de la Dehesa de la Villa, donde se pueden leer dos artículos que relatan la historia  de Grupo Escolar Francisco Giner de los Ríos

1ª parte:
http://amigosdehesa.blogspot.com/2011/01/el-grupo-escolar-francisco-giner-1.html

2ª Parte: 
http://amigosdehesa.blogspot.com/2011/01/el-grupo-escolar-francisco-giner-2.html


La Institución Libre de Enseñanza

Fundación Francisco Giner de los Ríos: http://www.fundacionginer.org/historia.htm

La Institución Libre de Enseñanza fue fundada en 1876 por un grupo de catedráticos, entre los que se encontraban Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón), separados de la Universidad por defender la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a los dogmas oficiales en materia religiosa, política o moral.
 
Ello los obligó a proseguir su tarea educadora al margen de los centros universitarios del Estado, mediante la creación de un establecimiento educativo privado, cuyas primeras experiencias se orientaron hacia la enseñanza universitaria y, después, a la educación primaria y secundaria.

En el proyecto participaron Joaquín Costa, Augusto González de Linares, Hermenegildo Giner, Federico Rubio y otras personalidades comprometidas en la renovación educativa, cultural y social.

A partir de 1881 empezaron a formar parte del cuerpo docente de la Institución profesores formados en ella (Manuel Bartolomé Cossío, que sucederá a Giner al frente de la ILE, Ricardo Rubio, Pedro Blanco, Ángel do Rego, José Ontañón, Pedro Jiménez-Landi...), cuya labor afianzará el proyecto institucionista y garantizará su continuidad.
 
Desde 1876 hasta la guerra civil de 1936, la ILE se convirtió en el centro de gravedad de toda una época de la cultura española y en cauce para la introducción en España de las más avanzadas teorías pedagógicas y científicas que se estaban desarrollando fuera de las fronteras españolas.

Tras la muerte de su principal inspirador, en 1915, se crea la Fundación Francisco Giner de los Ríos (el 14 de junio de 1916), con el encargo de velar por el patrimonio de la Institución y proseguir con la tarea educadora iniciada por el maestro. Desde 1916 hasta 1936 publica las Obras Completas de Giner.

 

Francisco Giner de los Ríos (1839-1915)

Nace en la ciudad de Ronda en el seno de una familia acomodada, lo cual le permite acceder a una correcta formación universitaria. Estudió Filosofía en Barcelona y Granada, trasladándose a Madrid en 1863, donde entraría en contacto y recibiría la influencia del profesor Sanz del Río, como se sabe introductor en España del ideario krausista (Karl Christian Friedrich Krause (1781-1832) ); las ideas e influencia del krausismo marcarán para siempre tanto el pensamiento como la obra de Giner de los Ríos. Obtiene la cátedra de Filosofía del Derecho y de Derecho Internacional de la Universidad de Madrid. Su carácter profundamente crítico, sus modos de enseñar y su ilimitada ilusión docente convertirán a Giner en una de las figuras obligadas del Madrid universitario. No dudará en enfrentarse abiertamente a ciertas ordenanzas atentatorias a la libertad de cátedra que habían sido adoptadas por el Ministro de Fomento, Marqués de Orovio, en 1875.

Como consecuencia de sus opiniones contrarias a las disposiciones del gobierno es expulsado de su cátedra, junto con amigos y discípulos, buena parte de los cuales compartirán desde ese instante los sueños transformadores de Giner de los Ríos. A raíz de los acontecimientos anteriores, pone en marcha una de las iniciativas que más han marcado la Educación de nuestro país.

Destacó como jurisconsulto y como pensador, pero será con la fundación de la Institución Libre de Enseñanza cuando salga a relucir el genial pedagogo que Giner llevaba dentro. Desde ese instante y hasta el final de sus días, don Francisco Giner de los Ríos se dedicará en cuerpo y alma a poner en práctica las líneas pedagógicas que definen la Institución: formación de hombres útiles a la sociedad, pero sobre todo hombres capaces de concebir un ideal; coeducación y reconocimiento explícito de la mujer en pie de igualdad con el hombre; racionalismo, libertad de cátedra y de investigación, libertad de textos y supresión de los exámenes memorísticos. En una palabra, una Escuela activa, neutra y no dogmática, basada en el método científico, que abarca toda la vida del hombre y que pretende la formación de hombres completos, abiertos a todos los ámbitos del saber humano. Giner opuso la libertad a la autoridad.

Esos eran los sueños de Giner y su contribución a la consecución de un país de personas libres dirigidas por personas libres y con preparación adecuada. Aunque la nómina de personalidades, alumnos y profesores en algún momento relacionados con la ILE o formados directamente en ella sería interminable, basten los nombres de Manuel Azaña, Julián Besteiro, José Ortega y Gasset, Federico García Lorca, Salvador Dalí, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Luis Buñuel, Miguel de Unamuno, Fernando de los Ríos o Bosch Gimpera, para comprender la trascendencia que la iniciativa de este rondeño ha tenido en la historia reciente de España. Es un personaje clave por su influencia sobre los ideales ilustrados liberales, en el sentido francés (radical-laico), que sirvieron a la minoría intelectual republicana y, más tarde, a la izquierda revisionista.


Sol Polo

comunicacion@adm.uned.es

En imágenes...