Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2007

Galería de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Alcalá la Real
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Campo de Gibraltar
Cangas de Onís
Cantabria
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Mérida
Nador
Olvera
Plasencia
Pontevedra
Tenerife
Tortosa
Vila-Real
Viveiro
Edición 2008>> Noticia
ÁVILA - 2 de julio

'Le hemos robado la voluntad, el esfuerzo, lo humilde bien hecho'

Tras las palabras de Javier Urra cabe pensar que el mayor problema de los niños son los adultos


Javier Urra ante los medios

 “Ya está bien de preguntar a los expertos, preguntemos a los niños”. Javier Urra, primer Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, habla con claridad y determinación, con la sabiduría y el aplomo que dan los años de experiencia. En unos pocos minutos ha hecho un retrato de la situación del menor en España y de la defensa que les debemos.

 


Dice que hay niños que lo pasan muy mal, como los hijos de las jóvenes gitanas rumanas que sólo buscan quedarse embarazadas para sentirse integradas. Como los menores africanos que atraviesan el Estrecho solos, y solos se enfrentan a una vida llena de riesgos.

Aboga por un endurecimiento de la legislación contra los pederastas, que hoy alcanzan el 5% de una población reclusa de 70.000 individuos. Agresores que no tienen compasión porque nunca piensan en sus víctimas. Habla de GPS para controlarles, de los inhibidores farmacológicos que anulen su deseo, de modificar una ley que permite a niños de 13 años dar su consentimiento para tener relaciones sexuales con adultos y que, sin embargo, les obliga a esperar cinco años para poder votar. Asume la posibilidad de rebajar la edad para delitos graves pero denuncia que supone el fracaso de los Servicios Sociales en su labor de prevención.

Hay padres que no quieren a sus hijos y no deben tener su tutela, hay madres que consumen drogas estando embarazadas... No es suficiente la conciliación laboral y personal y todavía prevalece la  cultura machista del "yo ayudo" y del "algo habrá hecho" ante las víctimas de la violencia de género. Y en las separaciones mal llevadas, en las denuncias falsas, los hijos sufren enormemente y son carne de cañón.

Según las encuestas, los jóvenes son felices en general, pero el índice de suicidios entre ellos se ha multiplicado por cinco. Sin embargo, no existe una especialidad de Psiquiatría infantil que reconozca que tienen problemas mentales.

Niños alejados de todo en un exceso de protección, niños consumistas a quienes se dirigen dos de cada cinco anuncios, niños que desconocen el sentido de la trascendencia y que nunca se preguntarán mirando a las estrellas ¿qué estoy haciendo con mi vida?

Niños maleducados, engañados, egoístas que no han aprendido "que no hay que pedirle a la vida más de lo que se le debe exigir"

 

Sol Polo

   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010