Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2007

Galería de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Alcalá la Real
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Campo de Gibraltar
Cangas de Onís
Cantabria
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Mérida
Nador
Olvera
Plasencia
Pontevedra
Tenerife
Tortosa
Vila-Real
Viveiro
Edición 2008>> Noticia
ÁVILA - 4 de julio

La violencia política en la España Contemporánea

Terrorista o libertador, dependiendo de la legitimidad de su causa. Juan Avilés habla de ETA y Ángel Herrerín de los maquis


Tres grupos han pretendido cambiar el régimen político en España mediante la violencia entre 1892 y 2004: los anarquistas, los movimientos nacionalistas y el terrorismo yihadista. Pero la violencia política también ha estado presente en la extrema derecha, en la revolución del 34 y en el fascismo español.


Ángel Herrerín y Juan Avilés

"Hay una visión idealizada de ETA" así ha comenzado Juan Avilés su intervención ante los medios. La banda terrorista nace en los años 60 como un movimiento nacionalista y antiespañol. Sus enemigos son Francia y España, los países que impiden la creación de un estado vasco. Está muy influenciada por los movimientos de liberación nacional que en esos años se producen en Argelia o en Vietnam y se inspira en el nacionalismo de Sabino Arana. Por tanto, no se trata de un movimiento antifranquista. Sin embargo, en opinión de Avilés, ETA sólo pudo arraigar en España por las especiales circunstancias del franquismo que, con su carácter dictatorial, daba verosimilitud a la idea de un pueblo vasco reprimido.
En sus inicios tuvo un cierto componente católico y contó con el apoyo de esa parte de la Iglesia  que amparaba a la oposición al régimen, ya fueran obreros o movimientos  nacionalistas.

Hoy, ha cambiado radicalmente y Herri Batasuna es lo más alejado del catolicismo. Los primeros etarras han abandonado las armas y se han incorporado a la democracia para seguir luchando por la independencia vasca con un aporte vagamente socialista. Pero ETA pervive porque existe una red de mitos y complicidades en torno a la idea del nacionalismo vasco muy difíciles de romper.

Ángel Herrerín describe a los maquis como agrupaciones dispersas por la geografía española con poca conexión entre ellas generalmente, lo que les impidió causar mayores daños al régimen franquista. Sus integrantes eran anarquistas y, sobre todo, comunistas. Los maquis siguieron activos hasta los años 60, una extraordinaria longevidad que se debió, tal y como cuenta Herrerín, a la esperanza de que la victoria de los Aliados terminaría con el régimen de Franco. Así, la actividad de los maquis era más o menos fuerte dependiendo del exterior. En los primeros momentos de la Segunda Guerra Mundial, con el auge del nazismo, es meramente defensiva pero a medida que van ganando terreno los aliados se vuelve más beligerante.

La Guerra Fría es el principio del fin. En 1948 Stalin propone un cambio de estrategia y los comunistas españoles empiezan a entrar en las instituciones para intentar cambiarlas desde dentro. Entre los años 49 y 50, el llamado Trienio del Terror de la dictadura franquista acaba con  la oposición clandestina, ya fuera armada o no.

En los años 40, la comunidad internacional distingue entre guerrilla y terrorismo: el terrorismo es un delito específico que supone  ataque contra no combatientes. La guerrilla es una forma irregular de guerra. Y define los ataques contra la población civil como 'crímenes de guerra'.

Sol Polo


   
   
  NOTICIAS RELACIONADAS
   
  Tenerife - 'En la educación de intérpretes debe primar la formación de personas sanas'
  A Coruña - 'La Seguridad del Estado es más eficaz cuando la democracia controla los órganos que tienen que velar por la misma'
  Alcalá la Real - José Antonio Lorente afirma que el bioterrorismo ha existido siempre
  Mérida - 'La operación militar que liberó a Ingrid Betancourt ha sido brillante'
  Ceuta - Delincuencia juvenil, nuevo terrorismo y extranjería, fenómenos en constante evolución
   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010