Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2007

Galería de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Alcalá la Real
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Campo de Gibraltar
Cangas de Onís
Cantabria
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Mérida
Nador
Olvera
Plasencia
Pontevedra
Tenerife
Tortosa
Vila-Real
Viveiro
Edición 2008>> Noticia
GUADALAJARA - 11 de julio

Molina de Aragón: Excavaciones a la carta (I)

'El Prao de los judíos', 'La Necrópolis de Herrería' y 'El castro celtibérico de El Ceremeño'


Alumnos del curso de Arqueología en la Sinagoga

El motivo por el que los organizadores del curso: Arqueología en Guadalajara. La gestión del patrimonio arqueológico aplicada a la construcción de la historia provincial eligieran Molina de Aragón, no fue mera casualidad. 


Vista de las excavaciones del Castro celtíbero de El Ceremeño

Se buscaba conjugar teoría y práctica, llevar a la práctica lo que a lo largo del curso es prácticamente imposible: contemplar sobre el terreno lo que estudiamos en los manuales, de ahí que el lugar idóneo no fuera otro que el Señorío de Molina de Aragón, donde en un radio de no muchos  kilómetros encontramos una amplia variedad de culturas y civilizaciones que a lo largo del tiempo habitaron la zona.

¿Cómo se podría conseguir, este objetivo?: con la ayuda de los grandes conocedores de los hallazgos, los propios directores de las excavaciones, en el sitio exacto de su descubrimiento. El resultado está a la vista: ¡Merecía la pena venirse hasta Molina!

Primer plato: 'El prao de los judíos'

Junto al recinto amurallado de la fortaleza molinesa, en la esquina entre las puertas del Campo y del Reloj, y siguiendo la muralla que aquí se inicia y continúa hacia la población, se encuentran los restos del antiguo barrio judío de Molina en el espacio denominado como 'Prao de los judíos'.  Se trata del primitivo barrio judío que más tarde se extendería hacia la parte baja, formando lo que actualmente se conoce como zona de la "judería".

Como resultado de las mismas se han sacado a la luz importantes restos de este barrio, que al parecer tuvo un marcado carácter religioso puesto que el edificio central y más importante lo constituye una sinagoga de tres naves que conserva sus elementos tradicionales como son la hospedería, el hospital y la escuela.

"Entre los hallazgos destacan diversas yeserías y capiteles, así como restos de cerámica, que se pueden visitar en el Museo Provincial de Guadalajara", señala Juan Pablo Martinez Naranjo, arqueólogo del Centro de Estudios de Molina de Aragón y Alto Tajo y 'guía de lujo' en esta visita. Se han fechado en el siglo X los restos más antiguos, aunque los más destacados pertenecerían al XV. Es destacable y curioso el hecho de que se permitiese edificar una sinagoga a nivel superior que las iglesias de la localidad, algo totalmente prohibido en la época por bula papal.

Segundo plato: 'La necrópolis de Herrería'

Herrería y los demás cementerios antiguos permiten conocer los numerosos aspectos culturales de aquellas sociedades, puesto que se trata de recintos sagrados en los que quedan plasmadas  muchas de las actitudes ante el inexorable fenómeno de la muerte, acercándose al ámbito simbólico y de las creencias del Más Allá.

Los celtíberos practicaban el rito de la incineración, realizándolo sobre una pira al aire libre situada fuera del recinto necropolitano. El difunto estaba vestido y ataviado con joyas y otros adornos que han aparecido fundidos y acompañados de algún recipiente de cerámica con ofrendas o perfumes. Una vez extinguido el fuego se recogían los restos de la cremación y se conducían hasta la tumba, donde eran depositados para su reposo definitivo.

En Herrería los restos óseos se envolvían en alguna tela o sudario y se depositaban en el fondo, a continuación se introducían los objetos metálicos del ajuar y por último, se depositaban vasos cerámicos con ofrendas alimenticias y algunos animales que debieron ser sacrificados al efecto.

Sobre la mayoría de las tumbas se colocó una señalización externa que iba desde círculos de piedra y empedrados tumulares que servían para mantener presente la memoria de los personajes allí enterrados y ser un referente para todos los descendientes del grupo social.

La necrópolis ha conservado cuatro fases de utilización sucesivas y superpuestas, siendo las dos últimas son contemporáneas al cercano castro de El Ceremeño.

Tercer plato: 'El castro celtíbero de El Ceremeño'

Se asienta sobre un cerro testigo en la orilla del río Saúco, siendo un poblado fortificado de unos 2 kilómetros cuadrados rodeado de una potente muralla, en su interior  se disponen las viviendas en torno a dos calles paralelas.

El Castro de El Ceremeño constituye un típico ejemplo de los asentamientos en altura de la Edad del Hierro en la Meseta Castellana con una buena planificación urbana de tipo "calle central" donde las viviendas son rectangulares, adosadas entre sí y con la trasera apoyada en la muralla para abrir sus puertas al espacio interior.

En el poblado más antiguo se han descubierto diez viviendas cuyo tamaño oscila entre los 30 y los 50 metros cuadrados, "similares  a los pisitos de la ministra Trujillo", comenta Victoria, una alumna del Centro de Guadalajara. Constan de dos o tres estancias interiores que se distribuyen en un vestíbulo de entrada, una gran habitación central con el hogar y una despensa al fondo, contra la muralla, donde se guardaban las provisiones. En el poblado más reciente se han llegado a identificar 31 viviendas con un tamaño más reducido, no llegando a sobrepasar los 20 metros cuadrados.

Por los análisis  de pólenes, sedimentos en el suelo, metales, se sabe que estos moradores consumían cebada, trigo común, mijo, bellotas y otras plantas herbáceas comestibles; y su actividad ganadera estaba centrada sobre todo en el ganado bovino y caprino, seguidos de bóvidos y porcino; en cuanto a la caza se han encontrado restos de ciervo y jabalí.

Pilar Herranz Cortijo


web Ayuntamiento de Molina de Aragón
web Diputación Provincial de Guadalajara
   
   
  NOTICIAS RELACIONADAS
   
  Albacete - Presentación de la primera versión moderna del calco del Abrigo Grande de Minateda
  Guadalajara - Molina de Aragón: Excavaciones a la carta (II)
  Gijón - Viaje a la época de los astures
  Viveiro - Artesanos por un día
  Viveiro - En Viveiro se da en el blanco
   
  Fotos
   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010