Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2007

Galería de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Alcalá la Real
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Campo de Gibraltar
Cangas de Onís
Cantabria
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Mérida
Nador
Olvera
Plasencia
Pontevedra
Tenerife
Tortosa
Vila-Real
Viveiro
Edición 2008>> Noticia
GUADALAJARA - 14 de julio

Los pairones molineses

Pairón de la Virgen del Pilar en Rueda de la Sierra

Posiblemente muchos conductores y viandantes hayan pasado cientos de veces por la confluencia de las calles María de Molina y Serrano en Madrid y no habrán deparado en un pequeño obelisco con un cartel explicativo que señala: Pairón molinés. Se trata de una reproducción del Pairón de la Virgen de la Soledad de Cubillejo del Sitio.


Pairón de las Animas en Tortuera

El pairones molinés (peirón en Aragón) está considerado como uno de los símbolos del Señorío de Molina, de profundo sentimiento religioso este exponente de la arquitectura popular surca las entradas y salidas de los distintos pueblos dando la bienvenida a todo el que se acerca al lugar, en la actualidad se conservan más de una centena a lo largo de toda la comarca.

Su origen

Muy poco se sabe sobre el origen de los pairones, para algunos serían antiguos monumentos que señalizarían vías y caminos, para otros serían monumentos funerarios de carácter pagano (monumentos totémicos similares a las estelas funerarias celtibéricas) cuya finalidad sería proteger los caminos alejándolos de los peligros, fundamentalmente de los peligros y de las ánimas de los difuntos; en realidad no serían otra cosa que la expresión humana de miedo y temor hacia lo desconocido, hacia los dioses que habitan en los caminos, por lo que la piedra sería una ofrenda.

Con la cristianización, aquellas piedras en las que en el fondo subyacía un contenido religioso pasarán a convertirse en pedestales en los que se advoca sobre todo a las ánimas del Purgatorio o como lugar al que se va a pedir algún favor especial (lluvia, protección de las cosechas, alejamiento de plagas….), perdiéndose también otra de sus funciones primigenias como era la de orientar al que arribaba al lugar tanto de los cruces de caminos como el marcar los límites entre propiedades y aldeas.

Orígenes y funciones similares cumplirían los peirones o humilladeros aragoneses, los cruceiros gallegos o los santucos santanderinos.

Estructura de los pairones

Aunque con ligeras variaciones, ya que es muy difícil encontrar dos pairones iguales, la estructura tipo estaría formada por:

Por una grada, de unos tres peldaños cuadrangulares, normalmente de piedra, que servirá de soporte al resto del monumento.

Una basa también de piedra, suele ser la continuación de la grada si bien más estrecha y de forma prismática que en ocasiones estar decorada con una sencilla moldura.

El fuste o parte principal del pairón, construido generalmente con piedras sin labrar, sillares y pequeños sillares con uniones a hueso o con argamasa. Podemos encontrar fustes monolíticos o formados por varios sillares y llevar en sus frentes relieves moldurados o lisos como decoración, algunos poseen la data (fecha de realización)

Una cornisa realizada normalmente con relieves moldurados y en ocasiones lisa, en algunos puede aparecer también la fecha de la construcción o alusiones a los donantes.

El edículo considerado como la parte más importante del pairón, donde se localizan la hornacina, que puede ser rectangular o de arco de medio punto donde se ubica la imagen a venerar. Son escasos los que tienen más de dos, en general aparecen bajorrelieves de pequeño tamaño con la imagen motivo de advocación; en ocasiones el edículo se transforma en un baldoquinado abierto y sustentado por cuatro columnas.

Una nueva cornisa similar a la anterior.

El cimacio que en la mayoría de ellos es un tronco piramidal rematado por una bola en la que se incluye una cruz de hierro, en otras ocasiones el cimacio ha evolucionado transformándose en un pequeño tejadillo a cuatro vertientes.


El más emblemático

El más emblemático de todos los pairones molinesés quizá sea el de la Virgen de la Soledad de Cubillejo del Sitio. Está compuesto de una grada de cuatro peldaños de sección cuadrangular. Basa y fuste de aristas molduradas y frentes con relieves, cornisa curva, edículo con una hornacina de medio arco con reja en uno de sus frentes, nueva cornisa y cimacio barroco rematado en especie de bola.

Pilar Herranz Cortijo



Portal Digital de la Comarca de Molina de Aragón
Web del Ayuntamiento de Molina de Aragón
   
   
  NOTICIAS RELACIONADAS
   
  Guadalajara - Molina de Aragón: Excavaciones a la carta (II)
   
  Fotos
   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010