Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2007

Galería de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Alcalá la Real
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Campo de Gibraltar
Cangas de Onís
Cantabria
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Mérida
Nador
Olvera
Plasencia
Pontevedra
Tenerife
Tortosa
Vila-Real
Viveiro
Edición 2008>> Noticia
MÉRIDA - 3 de julio

'El exceso de información es casi todavía peor que la falta'

José Luis Muñoz de Baena, director del curso 'Cine y derechos humanos'


José Luis Muñoz de Baena dirige el curso 'Cine y derechos humanos'

Utilizar el cine como un elemento expositivo que apoye la reflexión sobre el problema de los derechos humanos y, sobre todo, los proyectos totalitarios que los niegan y los aplastan, son los objetivos que tiene el curso Cine y derechos humanos según su director, el profesor titular de la UNED José Luis Muñoz de Baena Simón. Durante el curso se ven varias películas y fragmentos, pero el cine no tendrá un papel fundamental, sólo será un código meramente ilustrativo que, con la ayuda de las imágenes, hará reflexionar mejor y propiciará que el elemento teórico se introduzca con un poco más de soltura y facilidad.

¿Puede una película a ayudar a cambiar el mundo?

Yo creo que sí, puede cambiar una cierta mentalidad y, sobre todo, puede generar lo que se llama un estado de opinión. Puede crear una percepción distinta de un problema, puede ayudar a que algo que antes oficialmente no existía empiece a contemplarse de otra manera. El mundo cambia muy despacio, que no siempre lo hace a bien, y mi impresión es bastante pesimista al respecto, pero creo que una de las cosas que puede ayudar a que cambie a bien es el cine, desde luego de forma muy modesta.

Sí puede ayudar mucho a la docencia…

Muchísimo, porque es una cultura muy audiovisual y nosotros los profesores tenemos el problema de que, cuando explicamos algo, mucha gente nos dice que es muy abstracto, demasiado teórico. Cuando tienes que hablar de una cuestión que, desde el punto de vista teórico, está aceptablemente clara pero los alumnos no acaban de verla, luego les ofreces una imagen adecuada y todo el mundo lo ve de otra manera.

Cuando la gente aprende a mirar las películas de una manera más profunda y enriquecedora, aprende a descubrir cosas que no están. Uno de los problemas clave de esta sociedad es que la gente está embotada  porque el exceso de información es casi todavía peor que la falta. Cuando hay poca información la gente acaba deseándola, cuando hay un exceso de información la gente se emborracha y llega un momento en que no encuentra la forma adecuada de filtrar o de interpretar de una forma más o menos profunda la información que le llega.

Entonces, si ayudas a la gente a reflexionar sobre las películas, que es el papel que cumplían los viejos cine forum que ahora muchos tratamos de rescatar en el ámbito universitario, y si se le afina la mirada, estamos contribuyendo en una parte pequeña a que la ciudadanía no se emborregue más todavía, y es una tarea muy difícil, porque está muy aborregada.

¿Qué tratamiento ha hecho el cine de los derechos humanos?

De todo tipo: documental, retórico, muy sutil… Se puede hablar de los derechos humanos en sentido negativo, por ejemplo a través de una película bélica; una película de Costa Gravas puede poner de manifiesto los fallos del sistema judicial y sus interferencias políticas, o todas esas películas que hacían los italianos en los años 70 y 80, relativas a los fallos del sistema y a todo lo que había detrás, que no era algo precisamente limpio… Se puede hablar de muchas maneras, pero se puede hablar sobre todo bien o mal.

Lo que no podemos es hacer que la bondad del mensaje lleve consigo la bondad de la política, es decir, que el mensaje sea bienintencionado no hace a una película estimable. La película, además, debe ser buena, los dos criterios, el estético y el del contenido, el formal y el material, por decirlo así, tienen que estar conjuntados. Una película que tenga buenas intenciones y sea muy mala, seguirá siendo una mala película llena de buenas intenciones, como el infierno.

¿El Hollywood actual entiende más de cuenta de resultados que de derechos humanos?

El Hollywood actual está hecho por gente que ha estudiado cosas muy útiles, desde el punto de vista comercial, en universidades donde les enseñan muchas cosas pero, al parecer, muy pocas tienen que ver con el arte fílmico. El cine de Hollywood actual me parece de los peores del mundo, no hay más que compararlo con el extraordinario cine independiente que ellos también producen, un cine hecho al margen de la gran industria, mientras que con enormes cantidades de millones se perpetran auténticos bodrios. Eso me parece grave en el caso de Hollywood, que alumbró el mejor cine de los años 40, 50 y 60 y que hoy está lanzado en una carrera alocada a ver si es capaz de hacer el peor.

Ángel Briz

   
   
  NOTICIAS RELACIONADAS
   
  Pontevedra - 'El cine español de inmigración no tiene un final feliz'
  Plasencia - La psicología y el cine se quieren desde hace 110 años
  Guadalajara - Molina de Aragón: Excavaciones a la carta (I)
  El Barco de Ávila - 'La figura del héroe es un producto público'
  Denia - Hay que responder a la crisis con energías renovables
   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010