ComunicaUNED

COMUNICACIÓN » ComunicaUNED » Concavenator Corcovatus » Presente

Archivo ComunicaUNED

2011
2010
2009

Concavenator corcovatus

Volver a la home
Pasado
Presente
Futuro
Álbum de fotos
Revista de prensa


Por los sorprendentes rasgos de la nueva especie hallada y, sobre todo, por lo revolucionario de su aportación a la teoría evolutiva de las aves, Francisco Ortega se decidió a presentar un artículo para la prestigiosa revista Nature. “Econtrar y describir una nueva especie no siempre interesa para este tipo de publicaciones. Nosotros nos lo planteamos cuando empezamos a ver que se modificaba sustancialmente nuestro conocimiento sobre el origen de las aves, pues se sustenta mucho más la teoría de que las aves descienden de los dinosaurios carnívoros, aportamos un elemento más de convicción a una teoría que, si bien ya está prácticamente aceptada, todavía es discutida por algunos sectores”.

La conclusión no deja de ser apasionante: “Toda la evidencia aportada nos dice que las aves de hoy son los dinosaurios que no se extinguieron”.

Los restos encontrados en la ulna del animal, explica Ortega, “los habíamos visto en dinosaurios emparentados con las aves, pero por línea evolutiva podemos concluir que todos los terópodos habían desarrollado ya una condición que no conocíamos: tener en la piel estructuras foliculares como las plumas y que, lo fuesen o no, ampliaban la distribución de un carácter de los dinosaurios carnívoros que mejor conocemos – que son las aves- a prácticamente todo el grupo, a animales que considerábamos escamosos pero que genéticamente ya estaban preparados para tener plumas”.

La repercusión mediática de la noticia nos permite entender aún mejor lo revolucionario del hallazgo de “Pepito”. A ello también ha contribuido el buen hacer de Francisco Ortega, volcado en la tarea divulgativa tanto como en la investigadora. “Nos ha ayudado mucho, por ejemplo, presentar una imagen que recrea la posible apariencia física del animal”.