Grupos de Investigación » FAMILIA Y PARENTESCO EN EL SIGLO XXI

Presentación


En las sociedades occidentales, desde los inicios de la modernidad hasta nuestros días,el parentesco y las instituciones familiares han experimentado cambios que han hecho que el concepto dominante de familia se haya tornado excluyente. Estos hechos generan un discurso (institucional, legal, académico, etc) donde la familia “tradicional”, concebida como fundamento de la sociedad, es la familia nuclear, aquella formada por una pareja heterosexual y sus hijos, considerando el círculo de sujetos cercanos al grupo y unidos por lazos de consanguinidad o alianza (padres, hermanos, hermanos de los padres, hijos de los hermanos de los padres, etc.), parientes con diferentes responsabilidades y relaciones respecto a esa unidad central.

La familia conyugal moderna adquiere un carácter individualista, cuyas características fundamentales parten de la formación del vínculo entre una pareja, hombre-mujer, basado en el “amor”, disociando sexualidad de procreación. La filiación alcanza una especial relevancia, tomando el niño un lugar privilegiado dentro del grupo y produciéndose lo que se ha denominado la “maternalización” del grupo familiar.

Estas características de la familia perdurarán hasta nuestros días, pues aunque desde hace unas décadas el incremento de los derechos individuales y civiles de algunas minorías, han puesto en cuestión no sólo la conyugalidad, sino también la heterosexualidad de la pareja como germen fundador de una familia (familias monoparentales por elección, familias homoparentales), también es cierto que sus reivindicaciones más que impugnar, persiguen la normalización de este modelo de familia dominante.

Del mismo modo, las nuevas formas de acceso a la paternidad/maternidad, a través de las TRA, la adopción internacional o la subrogación, aunque han abierto la posibilidad de convertirse en padres/madres a sujetos que biológicamente antes no podían, disociando la reproducción de la sexualidad, no cuestionan en ningún caso el modelo de familia “restringida”, tal y como se entiende en occidente, en el cual el núcleo padre-madre e hijos se desvincula de lo que antes de la modernidad se entendía como familia.

Ante este panorama variado de estructuras familiares donde las relaciones del parentesco también se han visto afectadas, el Grupo de Investigación Parentesco y Familia en el Siglo XXI, analiza en varios proyectos de investigación cuestiones de tanta relevancia como las familias tardías, las nuevas tecnologías de reproducción humana, las nuevas "maternidades" y "paternidades" y la gestaciíon subrogada, entre otras.