Escuchamos a Nélida Zaitegui. Presentación. Metodología de trabajo.

Ávila. Martes 5 de julio 2011. Primera sesión


Comenzamos la difícil tarea de elaborar un menú, el nuestro. El primer paso es conocer la importancia de elegir bien los platos, empezando por el primero.

El primer plato tiene que ver con cómo aprender a cocinar: otra vez hay que volver al principio.

Ingredientes que nos facilitan y que cocinamos en una olla: reflexión, estructura, autonomía y participación, compromiso, predicar con el ejemplo, comisiones/equipos de trabajo, responsabilidad, coherencia. Cocinar todo a fuego lento.

Mientras, en otra olla, mezclamos: personas y tarea, efectividad y afectividad. Remover bien si queremos que quede sabrosa la receta, no pasarnos con ninguno de los ingredientes. Cuidar de que no se queme, el cuidado y el cariño es fundamental: da sabor.

Empieza a oler bien, así que comenzamos a mezclar las ollas: 1º Hablamos de cambiar los sitios. ¡Uy!… qué nervios y qué miedo. 2º Nos presentamos. ¡Bueno!… qué alivio y qué risas al terminar de hablar. 3º Un punto en común: lo mejor de nuestros centros son nuestros niños. 4º Los protagonistas son los alumnos. Aprenden haciendo y no si les hacemos.

Hay que seguir moviendo, sin subir el fuego para que no se nos queme esta delicia de plato.

Nélida, nuestra Chef, nos habla de comenzar el trabajo. Todos estamos atentos, se percibe la tensión del deseo, las ganas de hacer. Y la dulzura que acompaña al sentido del humor, nos acerca y… ¡relaja tanto!


Qué bien huele. Esto ya está casi preparado. A éste le seguirán muchos más platos para nuestro menú ¿Qué saldrá?

Ante el olor, Nélida nos recuerda: Educar es humanizar. El aroma nos llega a todos. También la sonrisa, el acuerdo.

Sí, huele muy rico, esto ya está.

Colegio Addis. Madrid.

Taller de Claves para el éxito educativo >>