Taller de Claves para el éxito educativo

Ávila. Martes 5 de julio 2011. Segunda sesión


Ávila, 6 de julio de 2011. Ayer asistimos al taller de Claves para el éxito educativo con el interés en un título que de por sí es atractivo. ¿Quién no quiere conocer las claves para mejorar con nuestros alumnos?

Lo primero que llama la atención es la voz de la ponente, su acento y familiaridad del norte que me son muy cercanas por cuestiones que no vienen a cuento ahora. Su cercanía y capacidad de atraer nuestra atención se hacen evidentes en el público asistente. La energía de su discurso se transmite en cada gesto y palabra.

Nos agrada que nos recuerde que las escuelas tienen una función social y universal, algo tan devaluado hoy día. Nos agrada que nos haga plantearnos cuestiones tan básicas como aquello de qué entendemos por “escuela de éxito”. Nos agrada que rescate la idea de excelencia, tan degradada hoy día.

Nos nombra autores conocidos y otros totalmente desconocidos que verbalizan y teorizan a la perfección lo que es, o debe ser, nuestra tarea docente. Su lenguaje es abstracto pero certero. Expresa la complejidad hecha excelencia.

Nos recuerda conceptos y nociones que ya hemos visto en otros cursos, pone énfasis en algunos, subraya otros y al mismo tiempo avisa: “No digo nada nuevo”. Sin embargo, de todo su discurso retenemos una idea que extrae del saber popular en su familia: su madre solía decir que al colegio se iba para hacer buenas personas, buenos ciudadanos y buenos profesionales. Eso sí que es la sencillez hecha excelencia.

En Ávila existe un centro, al cual le dicen la UNED >>