Universidad Nacional de Educación a Distancia » COMUNICACIÓN » 2011 Cursos de Verano » Que gracia, Que ha pasado
¡Qué gracia! ¿Qué ha pasado? ¡Qué obedientes!

Ávila. Miércoles 6 de julio 2011. Primera sesión

¡Qué gracia! ¿Qué ha pasado? ¡Qué obedientes! Ya nos hemos sentado. Y nos hemos acordado del “cambio”, nos hemos ubicado, nos hemos cambiado de sitio e incluso nos hemos ido adaptando al espacio, a la temperatura, hoy se ven más chaquetitas, menos tirante, más pantalón largo. ¡Qué buenos alumnos somos! ¡Qué motivados! Muchos daríamos lo que fuera por un 10% de este entusiasmo: en nuestros centros, en nuestro departamento, en nuestra clase, en nuestro barrio.

Comienza la sesión, llegan los relatos, sonreímos, qué originales, qué bien escriben, qué bien plasman, que bien transmiten. ¿Seremos capaces nosotras? Hoy nos toca, mañana lo leemos, qué nervios, qué vergüenza, que miedo al ridículo, ¡¡qué bobas!!.

Nos dedica su mejor sonrisa Alejandro, nos encanta que empiece así, contento: es su trabajo; le gusta, se le nota, le motiva, nos motiva, con su postura reconforta.

Nos habla de herramientas, de saber utilizarlas, nuestra imaginación vuela, nos vemos con el mono eligiendo la más adecuada: ahora cogemos la reflexión, clavamos un pensamiento, apretamos una emoción, engrasamos un sentimiento, atornillamos una sensación, cortamos la desilusión, pagamos aquí entusiasmo y quitamos el desaliento. Es decir, analizamos, planificamos, implicamos, sintetizamos.

Nos encanta su generosidad, ofrece sus materiales: ¡qué no aparezca mi nombre, ni mi libro, retocadlos, manejadlos, hacedlos vuestros! ¡qué humildad!. Y nos cuenta que los cambios llegan, se hacen, y los hace TODA la comunidad. Trasladar ese pensamiento nos puede costar, pero lo intentaremos de verdad.


Comienza el taller, manos a la obra, con DAFO o FADO o FODA o DOFA. Nos miramos el ombligo: Debilidades, Fortalezas, Amenazas, Oportunidades; lo que en la primera sesión nos costaba sale ahora más fluido, nos guían en el camino, nos llevan de la mano y nos sueltan, nos dejan que nos peleemos, que veamos lo malo, lo bueno, lo hablemos, lo comentamos, lo escribamos, lo plasmemos.

Concluye la sesión ¡qué rápido pasa el tiempo! ¿es esto trabajo?, nos gusta, nos motiva, nos divierte. ¿Seremos nosotros capaces de motivar así? Claro que sí, educar lleva inherente el optimismo, somos educadores, somos optimistas, somos valientes ¿o inconscientes?.

Concluimos el relato resaltando algo que dice Alejandro: “Las emociones son provocadoras de cambio” ¿Sentís?, nosotras sí, sentimos nuestra emoción, y la vuestra, ¡qué agradable! ¡qué gusto! Ojalá que esta emoción la mantengamos muchos años.

IES Enrique Tierno Galván. Madrid

Presentación exposición Joan Sala >>