Logo de la UNED

Madrid,18 de junio de 2012



Calidad e Innovación en la Inversión Socialmente Responsable

Organizado por la Cátedra Telefónica – UNED de Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad, de la que es Directora la profesora Marta de la Cuesta y en colaboración con Economistas sin Fronteras se ha celebrado en la UNED una jornada destinada a la profundización en la Inversión Socialmente Responsable.




Marta de la Cuesta, Directora de la Cátedra Telefónica – UNED de Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad.

Integración, diálogo entre empresas, sostenibilidad o comunicación y transparencia fueron los ejes sobre los que giraron las intervenciones de los ponentes, moderados por Francisco Javier Garayola, Director Spainsif Foro Español de Inversión Socialmente Responsable.


Avances en la calidad de la ISR. Isabel Frejo, María Lettini, Francisco Javier Garayola, Carlota García-Mañas, Beatriz Fernández. (De izqda. a dcha.)





Isabel Frejo, Presidenta del Plan de Pensiones Caja Sol, destacó como imprescindibles la labor de convencimiento y de concienciación para obtener resultados en la aplicación de una política basada en la ISR.


Porque, "el escenario se manifiesta optimista de cara a la Inversión Socialmente Responsable, pero es imprescindible una labor de diálogo, con Promotor y Partícipes, puesto que el objetivo se fundamenta en que sea el inversor el que demande la implementación de estas políticas. Es imprescindible el valor ético de la inversión. Y la ética no tiene por qué estar reñida con la eficacia en la inversión”.



Marta de la Cuesta, Directora de la Cátedra Telefónica – UNED de Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad, inauguró la Jornada “Calidad e Innovación en la Inversión Socialmente Responsable”. Profesora titular de Economía Aplicada de la UNED, Coordinadora del master oficial en Sostenibilidad y RSC de la UNED -Jaume I, dirige e imparte docencia en cursos de doctorado y postgrado sobre inversión socialmente responsable, cooperación al desarrollo, gestión de entidades no lucrativas responsabilidad social corporativa y microfinanzas (UNED). Es Consejera Independiente de Banca Cívica. Ha publicado varios artículos y trabajos sobre el sector bancario, el sector financiero y el desarrollo, las inversiones socialmente responsables y la responsabilidad social de la empresa. Entre otras responsabilidades académicas e institucionales, ha sido vicepresidenta de Economistas sin Fronteras y promotora y vicepresidenta del observatorio de la RSC. Colabora con ambas organizaciones en promover y fomentar las inversiones éticas y la RSC en España participando activamente en grupos de trabajo y comisiones nacionales e internacionales sobre estos temas.(+ info)

Pregunta.- En el escenario de una crisis económica global, con unos mercados aparentemente al vaivén de un tsunami especulativo estricto, ¿qué viabilidad tiene la Inversión Socialmente Responsable? En su opinión, ¿La ISR ocupa un lugar destacable en la actual toma de decisiones financieras de valoración de gestión y riesgo empresarial?

Respuesta.- La inclusión de criterios ambientales, sociales y de gobernabilidad, que es lo que caracteriza a este tipo de inversiones, es algo que cada vez incorporan más analistas internacionales en su toma de decisiones. Hay estudios que muestran que un elevado porcentaje de inversores consideran que la inclusión de este tipo de criterios mejora la rentabilidad de sus inversiones a largo plazo. Sin embargo, a pesar de esta creciente importancia, la Inversión Socialmente Responsable (ISR) todavía es algo incipiente. Precisamente la evolución de los mercados en los últimos años y la crisis que se está viviendo en los mercados financieros, respaldan la necesidad de un nuevo enfoque. Es ahí donde la ISR se perfila como una clara oportunidad en la medida en la que destina recursos financieros a la creación de valor a largo plazo basado en un mayor respeto a los aspectos sociales, ambientales y de gobernabilidad.

P.- La presencia de representantes de los Principios de Naciones Unidas para la Inversión Socialmente Responsable y de la agencia de análisis social EIRIS y también a nivel nacional con la experiencia de uno de los fondos líderes en el mercado español, el Fondo de Pensiones de Empleo de Cajasol, invitados a la jornada del 15 de junio, nos ofrecieron una visión de alcance global. Los grandes Fondos de Pensiones, privados y públicos, son en la actualidad las instituciones fiduciarias que mueven el dinero en los mercados. Como propietarios universales que diversifican sus carteras internacional y sectorialmente, tienen bajo su responsabilidad no solo los resultados de sus carteras, sino el de la economía en su conjunto, ¿asistimos a un extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde en la economía mundial?

R.- Es indudable la importancia de los grandes inversores institucionales en los mercados financieros y en las empresas en las que invierten. Por eso es clave que estos fondos y cualquier otro instrumento de inversión se gestionen respetando unas normas claras que garanticen el respeto a la sociedad. Algunos inversores son conscientes ya de que, desde el punto de vista macroeconómico, los aspectos medioambientales son importantes lo mismo que la calidad de la educación y la formación o la I+D. Por otro lado, los efectos macroeconómicos de productos dañinos para la salud como el tabaco son considerados evidentes (aumento de los costes sanitarios, reducción de la productividad y muerte prematura) y afectan a la economía en general. Los inversores, especialmente los fondos públicos de pensiones pueden caer en la contradicción de apoyar con su inversión estas empresas o sectores dañinos para la salud y prestar por otro lado servicios sanitarios a sus pensionistas. La actitud que un propietario universal puede tomar antes estas circunstancias es desinvertir en empresas que contribuyen negativamente al bienestar social y económico o permanecer en ellas para desde dentro cambiar actitudes, valores y decisiones empresariales, ejerciendo su poder de propietarios. Por tanto un inversor de este tipo no sólo debe examinar hechos separados de empresas individuales sino que debe observarlas en el contexto de su cartera. Es cierto que sólo aquellos fondos suficientemente grandes podrán influir y obtener beneficios de este activismo y de asumir su coste (desinversión). Pero, los inversores institucionales tienen la posibilidad de actuar en coalición, lo que reduciría el coste de analizar las inversiones con estos criterios y facilitaría la comunicación y la coordinación de acciones cooperando entre las instituciones inversoras. Precisamente los firmantes de los PRI de NNUU llevan a cabo actuaciones de este tipo.



Carlota García Mañas, Head of Research EIRIS, planteó una visión de futuro basada en grandes tendencias, Mega – Trends. PRI, principios de inversión responsable de las Naciones Unidas. Fomento de la transparencia y colaboración entre entidades financieras y movimientos del centro de gravedad económico hacia los paises emergentes.


Los Principios para la inversión responsable, fueron defendidos por Maria Lettini, Global Outreach Manager, Principios para la Inversión Responsable de Naciones Unidas (UNPRI) que destacó la clara convicción de que los inversores financieros pueden alinear sus objetivos con los de la sociedad sin sacrificar rendimientos financieros “porque en el PRI hay seis principios inalienables: integración, diálogo entre empresas, sostenibilidad, colaboración con los compañeros del sector financiero, comunicación y transparencia . Los PRI, por lo tanto son compatibles y coherentes con los deberes financieros, son voluntarios y aspiracionales y son una red global de colaboración entre inversores”.



Asistentes a la Jornada organizada por la Cátedra Telefónica-UNED de Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad.

Si en la Inversión Socialmente Responsable son importantes los productos o las entidades financieras, no menos importante es el ciudadano y Beatriz Fernández, Laboratorio de Fondos ISR, Economistas Sin Fronteras, analizó el actual estado de la cuestión, donde como nunca antes, el ciudadano se convierte en el protagonista de la demanda de información de los productos Socialmente Responsables frente, al ocasional desconocimiento de los comerciales de las entidades financieras. De lo que se podría llegar a deducir que no existe, todavía, una apuesta comercial real de las entidades financieras en los productos ISR.



P.- La Comisión Europea define la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y ambientales en sus operaciones comerciales y relaciones. Aun presuponiendo una convicción universalmente compartida de lo que sería políticamente correcto –que, ciertamente no existe- ¿nos encontramos frente a una dicotomía insuperable entre el moral case y el business case?

R.- Precisamente esa dicotomía que mencionas es un error en el que mucha gente e incluso instituciones cae. La responsabilidad social de una empresa no es excluyente de su naturaleza empresarial, sino al contrario: es parte sustancial de la misma. Para que una empresa pueda existir es necesario que sea sostenible financieramente hablando pero no todo vale. Es la sociedad la que finalmente otorga a las empresas una “licencia para operar” Existen numerosas empresas, algunas de ellas españolas, que han sabido unir esa obligación social con su operativa de negocio y esta unión les ha garantizado el éxito entre consumidores e inversores.

P.- En la jornada del 15 de junio, se ha presentado la actualización del Laboratorio de Fondos ISR, gracias a la colaboración de Economistas sin Fronteras y que analiza la calidad ISR de los fondos que se comercializan en España y se encuentran disponibles para su contratación por el inversor particular. Este análisis examina diferentes aspectos respecto a cómo está configurada la estructura de información, control y seguimiento del carácter socialmente responsable de cada fondo, y se refleja en una ficha que contiene una descripción cualitativa y una valoración de calidad ISR. ¿Se puede establecer alguna ratio entre calidad ISR y rentabilidad?

R.- La rentabilidad de un producto financiero depende de muchos factores, por lo que no es fácil dar una respuesta. Existen numerosos estudios que buscan dar respuesta a esta cuestión, muchos de ellos consideran que la relación entre criterios ISR y rentabilidad es positiva. Podemos afirmar que en ningún caso la inclusión de criterios ISR tiene por qué disminuir la rentabilidad a medio y largo plazo sino al contrario dado que el inversor dispone de más y mejor información sobre el futuro de la empresa.



Isabel Quiñones

Comunicación y Marketing de la UNED