Logo de la UNED
Martes 29 de enero de 2013

Universidad, Innovación y Sostenibilidad


La importancia del Consejo Social de las Universidades, viene reconocida en el Título III de la Ley Orgánica 6/2001, como “un órgano de participación de la sociedad en las universidades”. Al  Consejo Social de la UNED le corresponde, entre otras competencias, la supervisión de las actividades de carácter económico de la Universidad y del rendimiento de sus servicios. Promover la colaboración de la sociedad en la financiación de la Universidad y las relaciones con su entorno cultural, profesional, económico y social al servicio de la calidad de la actividad universitaria, o aprobar las cuentas anuales de la universidad y de las entidades que de ella puedan depender.


Se cumple ya más de un año en el que el Consejo Social de la UNED, presidido por César Alierta,  en colaboración con la Fundación Telefónica, inició una reflexión a través de unas jornadas en las que se abordaba la necesidad de cambiar el modelo productivo para alcanzar un crecimiento sostenido, desde el punto de vista económico, social y medioambiental. En estas jornadas, cuyo primer hito se celebró en enero de 2012, se incidió especialmente en el papel que debe y puede jugar la universidad y las nuevas tecnologías, como herramientas fundamentales y dinamizadoras de este cambio de modelo productivo. Con esta finalidad el Consejo Social de la UNED ha propiciado una serie de Foros especializados; el Foro destinado a miembros del Consejo Social, a Expertos y un último Foro de Debate Abierto para los usuarios de Internet, que estén interesados en participar.

 

Este foro virtual pretende ser un “think tank” que actue de nexo entre dos jornadas presenciales, la ya celebrada en enero de 2012 y la que tendrá lugar durante el próximo mes de mayo de 2013, cuya hoja de ruta se diseñará en base a las aportaciones surgidas del mismo.

 

César Alierta, Presidente del Consejo Social de la UNED y Presidente Ejecutivo de Telefónica S.A., que considera un binomio inseparable la relación Universidad – Empresa, “como herramienta de incalculable valor para desarrollar y profundizar en este vínculo, especialmente importante para nuestro mercado laboralexpone los planteamientos que sugieren la necesidad de un cambio en el modelo productivo.

Pregunta.- Los debates sobre ”Cambio de Modelo Productivo” propiciados por el Consejo Social de la UNED, que Vd. preside, van a abordar una temática compleja -se trata de encontrar nuevos caminos de evolución para la sociedad española que entre otras cosas hagan a nuestro país viable y sostenible-, no existen conocimientos formales sobre los que basar  posibles medidas y actuaciones, además se desarrollarán en el escenario de una crisis profunda en la que el alto desempleo y las crecientes desigualdades están amenazando la marcha del país y su estabilidad. ¿Llegan a tiempo estos debates?

Respuesta.- Creo que es necesario avanzar en un proceso de reflexión profundo y serio sobre cómo impulsar un modelo productivo sostenible e innovador, que nos permita desarrollarnos como sociedad y evitar volver a caer en errores del pasado.

Estoy convencido de la necesidad de crear un espacio abierto a toda la sociedad, en el que se pueda establecer una “inteligencia colectiva” y volcar diversas opiniones y propuestas.

La transformación del modelo productivo, que ya hemos empezado a acometer en España, ha venido precedido por una serie de desequilibrios en nuestra economía que han puesto en evidencia la necesidad de reformas. España está ajustando los desequilibrios pasados y, de hecho, más del 50% de la competitividad perdida en la última década ya ha sido recuperada. No me cabe duda de que estamos en el camino correcto a seguir.

P.- Muchas voces vienen reclamando un “Cambio del Modelo Productivo”, sin que se entienda muy bien, en el conjunto de la sociedad, qué se quiere decir exactamente con eso, ni en qué consiste, ni en qué plazos podrá implementarse. Vd. ha afirmado en alguna ocasión que “Ni éramos tan buenos hace unos años ni somos tan malos ahora. Esto no ha cambiado. Lo que ha cambiado es que la demanda interna se ha ido abajo por la construcción y por el sector inmobiliario. Si la construcción y el sector inmobiliario ya no serán nunca más el motor de la economía, ¿Cuáles serán los sectores emergentes?

Respuesta.- Como decía anteriormente, si estamos hablando de cambio de modelo productivo es porque hemos vivido y aún estamos viviendo ciertos desequilibrios macroeconómicos. Pero los fundamentos de nuestra economía ni eran malos antes, ni lo son ahora, y especialmente si los comparamos con nuestros vecinos europeos. En cuanto a los sectores emergentes, hay sectores como el de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), que dada su transversalidad debe adquirir un peso aún mayor del que detenta hoy día.

Las TIC tienen la peculiaridad de ejercer de catalizador para el resto del tejido productivo. Este sector facilita la accesibilidad a herramientas necesarias para colaborar, crear valor y competir, permitiendo a la sociedad y las empresas participar en la innovación y la creación de riqueza dentro de cada sector de la economía.

Con la incorporación inteligente de las TIC a todos los sectores de un país, indudablemente se crean las condiciones necesarias para aumentar la productividad del conjunto de la economía. De hecho, es una de las principales palancas que tenemos para mejorar la competitividad de un país y facilitar la consecución del crecimiento económico.

Pero no debemos intentar construir todo desde la nada. Debemos aprovechar nuestras fortalezas, que las tenemos, como el turismo por ejemplo, y potenciar otras ramas que no pueden caer en el olvido: no podemos perder nuestro tejido industrial. Hay que trabajar para hacerlo más productivo y competitivo. La capacidad emprendedora y la innovación deben convertirse en elementos centrales de nuestro desempeño.

P.- Desde su experiencia de gestión en compañías como Tabacalera, Altadis,  o más recientemente Telefónica, ¿qué papel juega la globalización en una estrategia empresarial de éxito?

Respuesta.- En mi experiencia, la globalización hace tiempo que dejó de ser un estrategia. La globalización es el camino. Las grandes empresas españolas han llevado a cabo un proceso de internacionalización exitoso durante los últimos años y deben ejercer como “tractoras” de las pymes españolas, sirviendo de modelo y creando oportunidades en el exterior que puedan ser aprovechadas por las pymes.

Indudablemente, la globalización, ha sido y está siendo un factor determinante del éxito empresarial español en los últimos 20 años. Sirva para ilustrar este punto que más del 60% de los ingresos de las empresas del IBEX 35 provienen ya de fuera de España, más del 75% en el caso de Telefónica. No se trata de no apostar por el mercado nacional, sino de alcanzar una mayor escala y una mayor diversificación.


De hecho, la globalización está siendo una de las principales palancas para la recuperación económica, que ya estamos empezando a vislumbrar.

P.- Como Presidente del Consejo Social de la UNED es un privilegiado conocedor de la realidad universidad – empresa. ¿Se produce una optimización de recursos equilibrada entre ambas organizaciones? En otras palabras, ¿se gestionan adecuadamente los activos intangibles del capital intelectual?

Respuesta.- En España se ha avanzado mucho en este camino, pero creo indispensable hacer un esfuerzo aún mayor. La relación entre el mundo universitario y el empresarial debe convertirse en un elemento capital del nuevo modelo productivo. La universidad es un elemento clave por su capacidad de investigación e innovación y hay que conseguir fomentar e impulsar esas capacidades para que sus efectos se trasladen al ámbito empresarial.

Si algo nos va a definir como sociedad en un futuro próximo y nos va a diferenciar dentro de un mundo cada vez más global y competitivo, es la calidad en la formación de nuestros profesionales. A este respecto, las empresas no podemos encontrar mejores aliados que las universidades de calidad, de donde va a salir el talento que hará posible la transformación de la que hablábamos. En España tenemos la suerte de contar con centros formativos de altísima calidad y creo que no tenemos nada que envidiar en este sentido a otros países.

 P.- A las universidades se les suele reprochar desde el mundo empresarial, en muchas ocasiones, una cierta distorsión entre sus planes formativos y la realidad y necesidades de los mercados en que compiten las empresas. Además de la Presidencia del Consejo Social de la UNED, Vd. mantiene una vinculación con el mundo de la formación empresarial como miembro del Board of Overseers de la Columbia Business School. ¿Se puede abordar un Cambio del Modelo Productivo sin corregir estas distorsiones? ¿Qué aportaciones concretas pueden realizar las empresas para ayudar a corregir estas desviaciones, afinando en la orientación de los planes formativos?

Respuesta.- Sinceramente creo que la conexión entre Universidad y Empresa es cada vez mayor y más fluida. Debemos profundizar en la creación de espacios comunes en los que universidades y empresas puedan colaborar y poner en común estrategias y visiones que permitan alcanzar una mayor optimización de la gestión del capital humano. No es sólo una labor de universidades y empresas, sino que las políticas implementadas desde la esfera pública deben tener en cuenta este objetivo y ubicarlo en el centro de sus actuaciones.

Desde mi punto de vista, una posible área de mejora, es la capacitación tecnológica de la sociedad en su conjunto. Asimismo, es muy importante que el espíritu emprendedor se vea reflejado y fomentado en los planes de estudio, adaptando lo que se enseña a la realidad de las empresas.

En este sentido, la creación de redes globales interconectadas entre centros de investigación, universidades y empresas es una herramienta de incalculable valor para desarrollar y profundizar en este vínculo, especialmente importante para nuestro mercado laboral.

 

Isabel Quiñones