Logo de la UNED

Madrid, 29 de febrero de 2016




Elisa Pérez Vera ingresa en la Real Academia Sevillana de Legislación y Jurisprudencia

Mural Elisa

Elisa Pérez Vera, siempre ha sido una pionera y una mujer adelantada a su tiempo.


Primera mujer rectora de una universidad española, la nuestra, la UNED. En 1982.


Primera mujer en especializarse en Derecho Internacional. En 1965.


También está entre las cinco mujeres magistradas del Tribunal Constitucional, que ha habido desde su fundación en 1980.


Y también de estudiante en los inicios de su carrera, como integrante del grupo de las únicas cuatro alumnas de Derecho Canónico….que tuvieron que prepararse la asignatura, estudiando en casa, porque el profesor les confesó, según nos cuenta, “que no podíamos asistir a sus clases porque no era conveniente que hubiera mujeres… ¡y aprobamos!” recuerda orgullosa Elisa Pérez Vera.


Con esta anécdota, casi podríamos afirmar, que quizá sin saberlo, Pérez Vera, estaba “predestinada” a ser la “precursora del sistema de aprendizaje a distancia” seña de identidad de la universidad (UNED) que años más tarde pasaría a gobernar, como rectora.


Y en esta ocasión, a su extensísimo y brillante bagaje profesional, se suma una nueva distinción, el reciente ingreso en la Real Academia Sevillana de Legislación y Jurisprudencia como Académica Correspondiente.


En su discurso de ingreso “El Tribunal Constitucional a debate”, la magistrada Pérez Vera abordó de lleno la actualidad, en una alocución en la que pasó revista a la configuración original del Tribunal Constitucional español y a las grandes reformas que ha sufrido, muy especialmente, en 2007, 2010 y 2015, para concluir con unas reflexiones críticas sobre distintas propuestas de cambio en el contexto de una eventual reforma constitucional.


Imágenes del ingreso en la Academía

Fuente: Real Academia Sevillana de Legislación y Jurisprudencia

Elisa Pérez Vera, examinó las propuestas contenidas en los programas electorales de PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, UPyD, y IU-Unidad Popular, afirmando que “las propuestas, muy distintas, coinciden en que hay que garantizar la independencia de los miembros del TC. En efecto, la idea de que su actuación no es siempre independiente es posiblemente una de las principales causas del creciente desapego de la opinión pública. Para lograrlo, los programas examinados inciden, tanto en los mecanismos de selección y designación de sus miembros, como en la duración del mandato”.


La Académica finalizó su discurso de ingreso, apuntando unas conclusiones, “En primer lugar, que el debate sobre el TC está abierto y que si se produce la anunciada reforma de la Constitución, posiblemente la regulación del Tribunal no quedará al margen. En segundo término, que hay muchas soluciones posibles y que las ventajas e inconvenientes se reparten entre ellas, por lo que todas deberán ser sopesadas, teniendo en cuenta que la estabilidad en el cargo de los Magistrados constitucionales es una garantía de la independencia de que han de gozar en su actuación. Por último, expreso mi deseo personal de que sepamos aprovechar esta segunda oportunidad para restaurar la imagen pública del TC y consolidarlo como el bastión del Estado de Derecho que, con mayor o menor fortuna, siempre ha intentado ser”.


En fechas próximas, también la que siempre se considerará “su universidad”, la UNED, le rendirá su modesto y anual homenaje en los premios convocados por el Centro de Estudios de Género de esta universidad, que llevan su nombre. Los Premios Elisa Pérez Vera reconocen los trabajos de investigación sobre género/feminismo y este año 2016 cumplen su mayoría de edad.




Isabel Quiñones

Edición web: Elena Lobato

Comunicación UNED