Logo de la UNED

Nuestros Rectorados anteriores

Manuel García Garrido (1972-1974)
Juan Díaz Nicolas (1974-1978)
Tomás Ramón Fernández Rodríguez (1978 -1982)
Elisa Pérez Vera (1982 - 1987)
Mariano Artés (1987-1995)
Jenaro Costas Rodríguez (1995-1999)
Jaime Montalvo Correa (1999-2001)
Araceli Maciá Antón (2001-2005)
Juan Antonio Gimeno Ullastres (2005 - 2013)
.................................
Volver al RectoradoVolver al Rectorado

Manuel García Garrido

Catedrático de Derecho Romano. Fue nombrado Rector de la Universidad de Santiago en 1968. En 1970 el Ministerio le encarga un estudio sobre la enseñanza superior a distancia. Forma parte de la Comisión para la redacción del Decreto de creación de la Universidad a Distancia. Tras varios meses como Director General de Personal del Ministerio de Educación y Ciencia, es nombrado Rector de la nueva Universidad el 15 de septiembre de 1972.

La UNED nace en 1972 y fue posible gracias a muchas ilusiones y muchas esperanzas.

Ante todo, la apertura a nuevos ambitos universitarios, en los que se encuadra la enseñanza universitaria a distancia, se debe a la amplia reforma de la educación que realiza en 1970 el equipo del Ministro José Luis Villar Palasí.

En 1971 se creó una Comisión Gestora para el cumplimiento de lo establecido en el articulo 47.1 de la Ley General de Educación, de la que fui ponente en las Cortes, sobre el establecimiento de Centros para impartir enseñanzas en las modalidades de enseñanza por correspondencia, Radio y Televisión.

Por Decreto de 18 de Agosto de 1972 se crea la Universidad como una nueva institución dotada de personalidad jurídica y patrimonio propio, aunque se añadía que la creación se hará sin aumento de los créditos que la ley de 1970 fijaba para el Ministerio. El 15 de Septiembre de 1972 fui nombrado Rector de la nueva Universidad, con el encargo expreso del Ministro de ponerla en funcionamiento el 1 de Enero del año siguiente 1973. Con este breve plazo y con una asignación económica insuficiente que proporcionaba la Dirección General de Universidades de sus propios recursos, la Empresa era poco menos que imposible. Sin embargo, la acogida social y la colaboración de los Centros, financiados por las Cajas de Ahorro, los Ayuntamientos y las Diputaciones hizo posible que la nueva Universidad iniciara sus cursos en el plazo previsto. A ello contribuyó la generalizada petición de Centros universitarios en las ciudades que carecían de Universidad y los objetivos sociales que se publicaron y difundieron. Estos objetivos eran: la posibilidad de hacer compatibles los estudios universitarios con el trabajo del estudiante cualquiera que fuese su edad y circunstancias y convertir la enseñanza libre en enseñanza programada, supervisada y tutorizada para hacer posible iniciar y finalizar las carreras en las Facultades y Escuelas.

Para informar a la opinión pública de cuales eran los objetivos, los medios y los estudios que ofrecería la UNED, realizamos una intensa campaña de entrevistas, noticias en Radio y Televisión y conferencias. Realicé viajes por las ciudades interesadas en crear centros y también a paises sudamericanos que querian conocer la nueva experiencia educativa y crear Delegaciones.

Después de solicitar la preinscripción de los alumnos interesados, se matricularon en las dos carreras ofrecidas: Derecho 1.521 y Filosofía y Letras 4.791. Además en el Curso de orientación para mayores de 25 años, 6.312, y en total de alumnos matriculados en este primer curso de 1973: 12.452.

A los primeros Centros Asociados creados en Madrid, Las Palmas y Pontevedra siguieron otros en Barcelona, Cervera, Cádiz, Motril, Albacete, Pamplona y Palencia. Y se recibieron solicitudes de Baleares, Burgos, Cartagena, Huelva y la Seo de Urgel. En 1974 se crearon los Centros de Mérida y Tortosa y como Centros de Empresa los promovidos por Chrysler España y El Corte Inglés. Por convenios con el Instituto Español de Emigración se crearon Centros Delegados para emigrantes en Paris, Berna. Bruselas y Bonn.

Dado que en el Ministerio, después de la ayuda prestada por el Ministro Julio Rodríguez, no se presagiaban medidas favorables ya que el Ministro que le sucedió Martínez Esteruelas no creía en la UNED, considero un gran acierto, ya que la salvo de su desaparición, el gran impulso que supuso abrir la matricula para el curso de 1974 de diez carreras: Derecho, Filología, Geografía e História, Filosofía y Ciencias de la Educación, Fisicas, Quimicas, Matemáticas e Ingenieria Industrial. Por un convenio con la Confederación de Cajas de Ahorro, que se comprometió a subvencionar todos los gastos de instalación y sostenimiento de la Facultad de Económicas y Enpresariales, se iniciaron estos estudios gracias a su promotor y director D. Enrique Fuentes Quintana. Se matricularon 21.195 alumnos y se redactaron 480 Unidades Didácticas que tuvieron tan favorable acogida que fueron recomendadas como textos en varias Universidades.

La organización administrativa y gerencial de la enseñanza por correspondencia se encomendó a la Empresa CEAC de Barcelona que cumplió con gran competencia y entrega sus compromisos de atención a los alumnos y distribución periódica de los textos escritos.

Consideración especial merecen los edificios que alojaron a la UNED: desde los viejos pasillos del caserón universitario de San Bernardo, al Edificio de seis plantas de la Ciudad Universitaria, que discutimos y compartimos con Oficina de Educación Iberoamericana, hasta el frustrado Edificio Circular, primero destinado a Bellas Artes y después reestructurado por sus Arquitectos y adjudicado por el Ministerio a nuestra Universidad y perdido inexplicablemente después de que que fui relevado en el Rectorado.

En conclusión, la Uned se inició y creció por la confianza y creencia de la Sociedad española en su finalidad social de promover los estudios universitarios y extenderlos a todas las provincias de España, manifestado en las entidades públicas y privadas que financiaron generosamente la creación de los Centros Asociados, y por los numerosos alumnos que en número creciente cursaron sus enseñanzas.

(Para una información mas amplia de los comienzos de la Uned, nos remitimos a : GARCÍA GARRIDO. MANUEL J. La Universidad Nacional de Educación a Distancia. Su implantación y desarrollo inicial. Ediciones Ceac Barcelona, 1976. 278 p. Capitulo : El nacimiento y los primeros pasos de la Uned, en Veincinco Años de la UNED, Madrid 1999, p. 111 a 120. ; POPA LISENEAU, Ayer y hoy de la enseñanza a distancia, en El modelo español de la educación superior a distancia: La Uned, Madrid Uned, FERNÁNDEZ DE BUJAN, F La enseñanza universitaria a distancia. Una reflexión desde la Uned. Madrid Uned 2001.