Accesos directos a las distintas zonas del curso

Ir a los contenidos

Ir a menú navegación principal

Ir a menú pie de página

POLÍTICA COMPARADA DE LA EDUCACIÓN SOCIAL

Curso 2018/2019 Subject code63013038

POLÍTICA COMPARADA DE LA EDUCACIÓN SOCIAL

SUBJECT NAME
POLÍTICA COMPARADA DE LA EDUCACIÓN SOCIAL
CODE
63013038
SESSION
2018/2019
DEPARTMENT
HISTORIA DE LA EDUCACIÓN Y EDUCACIÓN COMPARADA
DEGREE IN WHICH IT IS OFFERED
GRADO EN EDUCACIÓN SOCIAL
TYPE
OBLIGATORIAS
COURSE
TERCER CURSO
ECTS
6
HOURS
150.0
PERIOD
SEMESTRE  1
LANGUAGES AVAILALBLE
CASTELLANO

PRESENTACIÓN Y CONTEXTUALIZACIÓN

 

  • Asignatura: Política Comparada de la Educación Social
  • Plan de estudios: Grado de Educación Social
  • Carácter: Asignatura obligatoria
  • Número de créditos: 6
  • Curso: Tercero
  • Carácter: semestral
  • Periodo: Primer semestre

Se trata de una asignatura obligatoria, de seis créditos, que se imparte en el tercer curso del grado. Es de carácter semestral y se cursa en el primero de los semestres.

Su principal valor para el estudiante del grado de Educación Social es que le pone en contacto con un conjunto de realidades políticas y educativas a primera vista lejanas a la suya, pero con las que sin embargo mantiene abundantes relaciones y se influyen mutuamente.

El estudio de esas realidades contribuye al fin al que se orienta el grado de Educación Social: “proporcionar formación profesional y madurez intelectual, a través de los conocimientos necesarios para la intervención socioeducativa en diferentes escenarios y la integración de los individuos y colectivos”.

El objetivo general de esta asignatura es proporcionar al estudiante un análisis político y educativo de esas realidades,  que le ayude a ampliar su comprensión del mundo y en consecuencia su capacidad pedagógica y su bagaje humanístico en el ámbito de la Educación Social.

La asignatura pertenece al Grado en Educación Social y es obligatoria para los que desean obtener este Grado. Mediante los conocimientos y el análisis que proporciona contribuye al logro de las competencias genéricas para los grados de la UNED, en particular desarrollar procesos cognitivos superiores y promover actitudes acordes a los derechos humanos y los principios democráticos.

Por otro lado, contribuye igualmente en paralelo al logro de las competencias específicas del grado en Educación Social. Lo hace principal aunque no exclusivamente en la primera competencia: comprender los referentes históricos, socio-culturales y comparados políticos que constituyen al ser humano como protagonista de la educación; la segunda: identificar problemas socioeducativos; y la tercera: diagnosticar situaciones complejas.

Dentro del Grado de Educación social esta materia se relaciona en particular con las siguientes materias, aunque no exclusivamente: Derechos Humanos y Educación, Historia de la Educación y Educación Intercultural.

Se inserta en la  materia 3: Claves para la acción socioeducativa.

El aumento en nuestra época de las relaciones de todo tipo entre naciones y entre personas, lo que es sin duda alguna positivo y una riqueza para todos, pero también el incremento de la inestabilidad internacional y las actitudes negativas hacia el otro, lo cual es evidentemente negativo y un peligro para la humanidad, hace necesario que los educadores sean conocedores de esas realidades cada vez más presentes.

No se puede hablar hoy día de una educación “nacional”, es decir, para una población como si ésta fuera homogénea, para un país como si fuese posible la autarquía, para una cultura como si no hubiera ninguna más, para una forma de vida como si fuese general y eterna.

El educador social ha de conocer y comprender al menos básicamente lo que ocurre en contextos diferentes al otro lado de las fronteras del país donde vive. No sólo porque así conoce y comprende mejor su propio contexto, sino porque en su trabajo diario ha de ayudar a sus educandos a conocer y comprender el mundo en el que viven.

Si bien es cierto que la vida en una sociedad democrática e interdependiente de otras requiere de ciudadanos que dispongan al menos de información y conocimientos básicos sobre el mundo en general, también lo es que aquellos ciudadanos que están llamados a educar al resto han de disponer además de esos conocimientos ampliados y de una capacidad de análisis que les permita orientar a los demás a la luz de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales relativos a la paz y al progreso de todas las naciones del mundo.