Logo de la UNED

Madrid, 14 de marzo de 2019




El profesor de la UNED Francisco Ortega, representante español del equipo científico internacional que trabaja en el yacimiento paleontológico argentino de Las Lajas

“Estamos trabajando en un periodo de la Historia de la Tierra prácticamente desconocido en esta parte del Planeta”, ha señalado Ortega desde Pilmatué, en la provincia de Neuquén


El profesor Francisco Ortega Coloma, del Grupo de Biología Evolutiva de la Facultad de Ciencias de la UNED, se encuentra actualmente trabajando en el yacimiento paleontológico de Pilmatué, en la localidad argentina de Las Lajas (Neuquén), junto con un equipo internacional dirigido por el paleontólogo argentino Rodolfo Coria e integrado por expertos de China, Canadá y de diversas instituciones del país anfitrión. Se trata de uno de los yacimientos con huesos de dinosaurio más interesante y novedoso, tal y como señalan los expertos, puesto que “las formas de dinosaurios que estamos edificando son inéditas y desconocidas en cualquier otra parte del mundo y la concentración de materiales fósiles de distintos grupos de dinosaurios en el mismo estrato en una misma localidad es muy raro en el país, por lo que Pilmatué es una localidad única en este sentido”, ha destacado el doctor Coria. El profesor Ortega, que ya ha trabajado con anterioridad tanto en el yacimiento como con Coria, ha señalado además que “estamos trabajando en un periodo de la Historia de la Tierra prácticamente desconocido en esta parte del Planeta y eso nos permite ir uniendo información que es frecuente en otros lugares y acoplándola en un entorno del que sabíamos muy poco”. En este sentido resulta muy enriquecedor el trabajo con especialistas internacionales “que aportan conocimiento y experiencia de yacimientos y faunas de otros lugares que se ponen aquí en común para comprender mejor el espacio al nos estamos enfrentando”.


Foto de familia

Francisco Ortega (a la derecha) con todo el equipo de Las Lajas


El yacimiento se encuentra ubicado en el paraje Pilmatué, a 9 kilómetros de Las Lajas. De las rocas que afloran en él y que pertenecen a la formación Mulichinco llevan diez años emergiendo ejemplares, entre los que destaca el presentado el pasado año como el dinosaurio más antiguo del Cretácico del Neuquén: un dinosaurio cuadrúpedo y herbívoro con una antigüedad de 135 millones de años bautizado como Pilmatueia faundezi y que representa a una nueva especie de saurópodo dicreosáurido. El dinosaurio medía aproximadamente 15 metros de largo y una réplica del mismo puede ser visitada en el nuevo Museo Paleontológico de Las Lajas, cuya reciente creación es, para el doctor Coria, una muestra del constante apoyo de la localidad al proyecto científico que dirige.


El profesor Ortega reconoce que “es un lujo trabajar aquí, una experiencia magnífica. Argentina es uno de los mejores lugares del mundo para conocer y trabajar ecosistemas de dinosaurios, y la oportunidad de trabajar con el doctor Coria en un yacimiento tan especial como el de Pilmatué, del que prácticamente no se conoce nada y que nos permite unir lo que ya sabíamos de yacimientos más antiguos con los más modernos, es muy interesante. He estado aquí ya cinco o seis veces y todos los años realizamos algún hallazgo importante, ampliamos el conocimiento de la zona y el área nos vuelve a sorprender con más restos”. Fruto de esta colaboración constante ha sido la reciente presentación de un nuevo cocodrilo de dos metros de longitud y 70 millones de años en cuyo estudio ha participado el equipo de Biología Evolutiva de la UNED.


Mucho por descubrir

Uno de los principales atractivos de este yacimiento es precisamente lo que todavía no se conoce de él, pues todos los expertos coinciden en afirmar que queda mucho por descubrir. Para avanzar en las cuestiones científicas es necesario un trabajo paleontológico previo exhaustivo que describe el doctor Coria en una entrevista a un medio local: “tenemos que excavar trincheras alrededor de los huesos que encontramos para protegerlos con una cápsula de vendas enyesadas que permita el traslado de los restos al museo. También es necesario un gran operativo para despejar superficies de suelo de tal forma que se vean mejor los estratos geológicos más interesantes”. “Se trata de un trabajo intenso por el volumen del terreno y de roca que hay que mover”, ha indicado el experto.


En cuanto a lo recogido en la campaña actual, el doctor Coria explica que “todo el material que se rescata en esta localidad forma parte del patrimonio paleontológico del museo local. Siempre llevamos material para depositar en ese lugar y para que quede en exposición, y hay otros materiales que los trasladamos al Museo Carmen Funes para su preparación en el laboratorio y estudio por parte de paleontólogos hasta que el museo de Las Lajas instrumente tanto un laboratorio paleontológico como profesionales a cargo de este tema. Pero ya hay varias cosas que están en el museo y las muestras de esta campaña ya las trasladamos al museo para que sean expuestas”.

Francisco Ortega (tercero por la izquierda) junto a Rodolfo Coria (segundo) y otros miembros del equipo investigador


Francisco Ortega (tercero por la izquierda) junto a Rodolfo Coria (segundo) y otros miembros del equipo investigador



Itziar Romera

Fotografías: F. Ortega y lmneuquen.com

Edición web: Elena Lobato

Comunicación UNED