Accesos directos a las distintas zonas del curso

Ir a los contenidos

Ir a menú navegación principal

Ir a menú pie de página

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN E INVESTIGACIÓN CON MENORES Y JÓVENES EN DIFICULTAD SOCIAL

Curso 2019/2020/Subject's code23308255

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN E INVESTIGACIÓN CON MENORES Y JÓVENES EN DIFICULTAD SOCIAL

NAME SUBJECT ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN E INVESTIGACIÓN CON MENORES Y JÓVENES EN DIFICULTAD SOCIAL
CODE 23308255
SESSION 2019/2020
DEGREE IN WHICH IT IS OFFERED MÁSTER UNIVERSITARIO EN INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN CONTEXTOS SOCIALES
TYPE CONTENIDOS
ECTS 5
HOURS 125.0
PERIOD SEMESTRE  2
OFFER LANGUAGES CASTELLANO

PRESENTACIÓN Y CONTEXTUALIZACIÓN

La asignatura de Estrategias de Intervención e Investigación con menores y jóvenes en dificultad social forma parte de la Especialidad de Intervención con Menores y Jóvenes en Dificultad Social del Máster y se imparte en el segundo cuatrimestre del curso.

La principal finalidad de esta asignatura reside en la adquisición de conocimientos y competencias teórico-prácticas centradas en la caracterización, análisis y valoración de las diferentes estrategias utilizadas en la intervención y la investigación de actuaciones con menores y jóvenes en dificultad social.

Acceder al conocimiento en la sociedad actual, sin embargo, no es una tarea fácil. El mundo conocido es enormemente complejo y, con ello, difícil de entender, de aprehender en el sentido más tradicional del término. Los procesos asociados a la globalización, acelerados y diversificados en el nuevo milenio, nos abocan paulatina e inexorablemente a formas diferentes de entender nuestra realidad cotidiana. Una realidad que se identifica con diferentes espacios críticos –por lo que suponen de riesgo extremo, como ha descrito magistralmente el sociólogo alemán U. Beck (1998)- y también de transformación global: la crisis económica y social, la crisis ecológica, la aceleración de las comunicaciones y los flujos de información, personas y mercancías, o el cambio de paradigma en el conocimiento científico, son algunas de sus manifestaciones destacadas.

En consonancia con esta nueva realidad, las tendencias educativas y sociales más destacadas, ligadas en gran medida a los planteamientos de la teoría de sistemas y el constructivismo social, vienen confluyendo en los últimos años con las principales líneas de investigación internacional sobre el tema tratado: las estrategias de intervención e investigación con menores y jóvenes en dificultad social.

Siguiendo este hilo conductor, en la década de los ochenta y los noventa, y durante los primeros años del nuevo siglo, asistimos a la movilización de un cúmulo de proyectos, de recursos y de programas de intervención -tanto desde espacios públicos como privados- que han participado en la construcción de un dispositivo diferente, innovador en muchos aspectos, de atención a población excluida, y de forma específica a la población infantil y juvenil en situaciones de riesgo.

En este sentido profundizaremos en esta asignatura acerca de los isomorfismos –formas similares de acercamiento a la realidad- existentes en este ámbito de conocimiento entre las diferentes perspectivas y paradigmas, en el “encuentro” y el efecto multiplicador que se produce en la conexión entre diferentes tendencias socioeducativas. Una triangulación múltiple de perspectivas que nos ayudará tanto en el análisis y la deconstrucción de modelos educativos lineales, como en el tránsito hacia una pedagogía social “reconstruida” y compleja, muy adecuada a la hora de abordar e interpretar la realidad educativa a la que los formidables e impactantes cambios ecosociales nos viene conduciendo.

La carga lectiva de la materia -5 créditos ECTS- representa una dedicación estimada en 125 horas de trabajo del estudiante. En este tiempo se incluye la lectura y preparación de los temas, la realización de las actividades obligatorias de la asignatura y todas aquellas otras tareas encaminadas a la consecución de los objetivos y las competencias planteadas en ella.

Como orientación general, se considera que el estudiante debe mantener un estudio regular, sistemático y comprensivo. El estudio regular facilita la asimilación de los contenidos; el estudio sistemático permite avanzar con seguridad, sin dejar detrás aspectos que dificulten aprendizajes posteriores; por último, el estudio comprensivo evita la pura memorización mecánica y facilita la aplicación de los contenidos a las situaciones en las que los conocimientos deberán ser objeto de aplicación a la práctica.

-->