Accesos directos a las distintas zonas del curso

Ir a los contenidos

Ir a menú navegación principal

Ir a menú pie de página

SOCIOLOGÍA RURAL

Curso 2019/2020 Subject code69024149

SOCIOLOGÍA RURAL

SUBJECT NAME
SOCIOLOGÍA RURAL
CODE
69024149
SESSION
2019/2020
DEPARTMENT
SOCIOLOGÍA II (ESTRUCTURA SOCIAL)
DEGREE IN WHICH IT IS OFFERED
GRADO EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
CUARTO CURSO
SEMESTRE  1
OPTATIVAS
ECTS
6
HOURS
150.0
LANGUAGES AVAILALBLE
CASTELLANO

PRESENTACIÓN Y CONTEXTUALIZACIÓN

La asignatura "Sociología Rural" es una asignatura optativa que se imparte en el primer cuatrimestre del Grado en Sociología y del Grado en Antropología Social y Cultural. Se ha diseñado para introducir al alumnado en el universo de las cuestiones agrarias y rurales, y para dotarlo con las herramientas teóricas y técnicas para su estudio, análisis e interpretación social.

Esta asignatura forma parte del área "Población, Territorio y Ecología", por lo que hace emerger numerosas sinergias entre las perspectivas exploradas en la Demografía, la Estructura Social, la Antropología Económica, la Ecología Humana, la Antropología del Campesinado, La Antropología del Desarrollo, la Antropología de la Alimentación y la Sociología y Antropología Urbanas.

Con este esta asignatura pretendemos invitar a que las/los estudiantes detengan, aunque sea brevemente, su mirada socio-antropológica sobre una realidad social y económica estrechamente conectada con preocupaciones actuales y retos futuros que afectan al conjunto de la sociedad española. Por tanto, la presencia de esta asignatura en los Grados en Sociología y en Antropología Social y Cultural se justifica por diversas razones.

En primer lugar, por la importancia que ha tenido históricamente la actividad agraria (como elemento vertebrador de los espacios rurales) y por la vigencia que tiene hoy en día este sector. Si bien es verdad que la agricultura y la ganadería han ido perdiendo peso demográfico, social y económico, todavía poseen una gran relevancia. Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, la actividad agraria no se puede analizar de forma aislada sino como una de las fases que componen el Sistema Agroalimentario, actuando como suministrador de materia prima a una Industria Agroalimentaria que presenta un gran dinamismo.

En segundo lugar, por la relevancia que ha adquirido la "cuestión alimentaria" entre las preocupaciones de los ciudadanos. La aparición de las denominadas "crisis alimentarias" (vacas locas, pollos con dioxinas, crisis del pepino, etc.) ha disparado la sensación de inseguridad y desconfianza de los ciudadanos con respecto a los alimentos. Pero la "cuestión alimentaria" no se refiere sólo a problemas de seguridad alimentaria sino también a cuestiones de fondo como la desigualdad en el acceso y distribución de los alimentos, la persistencia del hambre y la malnutrición o las limitaciones a las que se enfrentan los ciudadanos a la hora de ejercer su soberanía alimentaria. Por tanto, interesarse por la alimentación en nuestras sociedades implica atender al sector agroalimentario en su conjunto y conocer cómo funciona el modelo industrial de producción, transformación, distribución y consumo de alimentos.

En tercer lugar, porque el medio rural y la actividad agraria están estrechamente relacionados con la gestión ambiental. Por un lado, por la importancia de las zonas rurales a nivel territorial, puesto que ocupan el 90% de la superficie de España, lo que supone un enorme desafío a efectos de ordenación del territorio y la gestión del medio ambiente. Por otro, por el elevado impacto ambiental de los sistemas agrarios contemporáneos, lo  ha llevado a que la regulación agroambiental se haya convertido en un componente principal de las políticas agrarias.

En cuarto lugar, porque los espacios rurales desempeñan otras funciones relevantes para el conjunto de la sociedad: industrial, residencial, de ocio y recreativo, ambiental, cultural, etc. El patrimonio rural está siendo revalorizado, pero su mantenimiento pasa, indudablemente, por la persistencia de las actividades agrarias, por el mantenimiento de una población que se encargue de su gestión, así como por la combinación equilibrada entre las funciones tradicionales que ha venido desempeñado el medio rural y los nuevos usos que, como hemos señalado, se están desarrollando en el mismo.

En quinto lugar, podemos señalar que la población rural representa entre el 20 y el 25% de la población española, aunque esta cifra oscila según cómo se defina el medio rural. Pero la persistencia de esa población (de características demográficas concretas) es la condición indispensable para la sostenibilidad social y natural de los espacios rurales (y también de las áreas urbanas). Y para que esa población se mantenga son necesarias intervenciones de los poderes públicos y de los agentes sociales para asegurar unas condiciones de vida que permitan esa sostenibilidad social. Por ello, el desarrollo rural se orienta a crear las condiciones que permitan mejorar las condiciones de vida de las poblaciones rurales y asegurar el desarrollo socio-económico equilibrado y armónico de estos espacios.

En definitiva, esta asignatura entronca con cuestiones transversales relacionadas con la estructura social, el desarrollo, el trabajo, la desigualdad, la evolución demográfica, la juventud, las relaciones de género, el medio ambiente, la alimentación, el ocio, el mantenimiento del paisaje, los nuevos movimientos sociales, etc. Es decir, que muchas de los procesos que afectan al conjunto de la sociedad española tienen una dimensión rural-agraria importante que los/las estudiantes de los Grados citados deben conocer para completar su formación sociológica/antropológica. A ello hay que sumar que constituye un ámbito relevante de intervención profesional, sobre todo en el campo del desarrollo territorial, el ámbito agroalimentario, la promoción del empleo, o la gestión del patrimonio y el medio ambiente.