Logo de la UNED

Madrid, 24 de marzo de 2019




Un estudio de la UNED relaciona la diversidad de los cocodrilos en el pasado con factores ambientales

La paleotemperatura es el aspecto que más ha influido en el número de especies del grupo de los eusuquios desde el Cretácico hasta la actualidad

Estimación de la diversidad el grupo desde finales del Cretácico Superior hasta la actualidad. Los números van asociados a los mapas de la segunda figura

Estimación de la diversidad el grupo desde finales del Cretácico Superior hasta la actualidad. Los números van asociados
a los mapas de la segunda figura

El Grupo de Biología Evolutiva de la UNED ha publicado un estudio en la revista Zoological Jounal of the Linnean Society en el que se aportan nuevos datos acerca de los cambios de diversidad en el linaje de los cocodrilos modernos y su relación con factores ambientales. Según los investigadores del trabajo, titulado Spatiotemporal palaeodiversity patterns of modern crocodiles (Crocodyliformes: Eusuchia), la paleotemperatura ha sido el factor que ha mostrado una mayor relación con los cambios de diversidad, de forma que “el número de especies de cocodrilo se ha visto influenciado por las temperaturas que se han dado en nuestro planeta desde el Cretácico hasta la actualidad”, tal y como señala Francisco Ortega Coloma, investigador principal del grupo. De esta forma, “se comprueba que el aumento de la temperatura podría marcar una tendencia al incremento de la diversidad”, aunque hay otros factores “como los cambios de aridez o las modificaciones en las redes de drenaje de los ríos que también pueden jugar un papel importante aún por evaluar”, según añade Ane de Celis, primera autora del trabajo. En la actualidad, el número de especies de cocodrilo oficialmente reconocidas es de 24, se encuentran situadas en latitudes circumtropicales y distribuidas en tres grandes linajes: aligatoroideos (caimanes y aligátores, ocho especies), crocodiloideos (cocodrilos en sentido estricto, 15 especies) y gavialoideos (gavial, una única especie). Sin embargo, la diversidad y distribución geográfica de especies contenidas dentro del grupo de los cocodrilos eusuquios, en el cual se encuadran los linajes de cocodrilos actuales, no fue la misma durante toda su historia evolutiva.


En este nuevo estudio se han realizado estimaciones de diversidad a partir de datos fósiles de cocodrilos eusuquios de todo el mundo desde el final del Cretácico Superior hasta la actualidad, abarcando unos 80 millones de años. Los análisis muestran que los cocodrilos eusuquios tuvieron dos grandes períodos de diversificación: el primero durante el Paleoceno, hace alrededor de 60 millones de años, y el segundo durante el Mioceno medio-superior, hace aproximadamente diez millones de años.


Hacia el final del Cretácico, la diversidad de cocodrilos eusuquios se fue incrementando, especialmente en Europa y Norteamérica. En el Paleoceno ocurrió una primera gran diversificación, que se ha relacionado con la aparición de numerosas especies de aligatoroideos, especialmente en Norteamérica. Finalmente, el período de diversificación del Mioceno, que es de mayor magnitud que el que se da en el Paleoceno, se relaciona directamente con la gran diversificación sudamericana de caimaninos y un grupo de gavialoideos, hoy en día extintos, denominados griposuquinos. En este período también diversificaron los crocodiloideos en gran medida, pero estos lo hicieron en África y Australasia.


Varios gráficos

Distribución de las apariciones fósiles de cocodrilos eusuquios en el final del Cretácico Superior (1), el Paleoceno (2) y el Mioceno medio-tardío (3).
Nótese que cada punto puede contener la aparición de varios cocodrilos fósiles en una misma localización




Itziar Romera

Imágenes: Grupo de Biología Evolutiva de la UNED

Edición web: Elena Lobato

Comunicación UNED