Logo de la UNED

Madrid, 21 de enero de 2020




La desecación del Mediterráneo permitió a un linaje de tortugas gigantes africanas alcanzar Europa

Un nuevo trabajo, liderado desde la UNED, identifica una nueva tortuga gigante europea: Alatochelon myrteum o “la tortuga de la sal de Murcia”. Los resultados de esta investigación encabezada por Adán Pérez García, miembro del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED, han sido publicados en la revista Palaeontology.

La Tierra es un planea en constante transformación. A lo largo de su historia geológica, la disposición de las áreas emergidas se ha ido modificando drásticamente. Hace unos seis millones de años, aunque una morfología y distribución de los continentes similar a la actual ya había sido adquirida, existían algunas diferencias, destacando aquellas en la región ocupada por el Mar Mediterráneo. Así, este mar se había desecado casi por completo, dejando al descubierto grandes extensiones cubiertas por depósitos salinos. Este fenómeno de evaporación masiva, generado por la ausencia de aporte de agua desde el Océano Atlántico debido a su pérdida de conexión temporal con el Mar Mediterráneo, es conocido como la Crisis de Salinidad del Messiniense. Aunque ese fenómeno resultó catastrófico para muchas especies animales, especialmente para muchas formas marinas, otras consiguieron sacar provecho a la nueva situación. Así, las pérdidas de barreras geográficas son habitualmente empleadas por muchas especies animales para alcanzar y distribuirse por nuevas áreas.


La Crisis de Salinidad del Messiniense permitió la conexión terrestre del norte de África con el suroeste de Europa, es decir, con la Península Ibérica. Esta unión posibilitó que varios grupos de mamíferos, tanto de gran tamaño como de pequeñas formas, alcanzaran y se establecieran en España, donde fueron exitosas y habitaron durante miles de años. De hecho, algunos de estos mamíferos, de origen africano, habían sido reconocidos en Murcia, en el área de El Puerto de la Cadena.


Fósil caparazón

Vista anterior del caparazón, de más de 90 cm, de la nueva tortuga terrestre Alatochelon myrteum


Un nuevo trabajo, que acaba de ser publicado en la prestigiosa revista especializada Palaeontology, liderado por el investigador del Grupo de Biología Evolutiva de la de la UNED Adán Pérez García, muestra que los mamíferos no llegaron solos. Así, una nueva tortuga, de gran tamaño, es reconocida en ese nuevo trabajo. Se trata de una tortuga terrestre con un caparazón que alcanzó una longitud superior a 90 cm. Hasta ahora únicamente se conocía un género de tortuga gigante europea en el Neógeno, es decir, en los últimos 25 millones de años: la tortuga titánica o Titanochelon. Sin embargo, la tortuga recientemente hallada en Murcia no puede ser atribuida a Titanochelon, sino que corresponde a una especie y género hasta ahora no conocidos: Alatochelon myrteum, es decir, la tortuga de la sal de Murcia. Además de aludir a la Crisis de Salinidad, la partícula Al- del nombre Alatochelon evidencia su origen africano y myrteum deriva de la palabra mirto, una planta distribuida tanto por el sur de Europa como en el norte de África, y de cuyo nombre también parece derivar el de dicha Comunidad Autónoma.


Ilustración de la actual tortuga africana

Ilustración de la actual tortuga africana de espolones, correspondiente a una forma estrechamente relacionada con la nueva tortuga Europea Alatochelon. Realizada por Eloy Manzanero.


Alatochelon myrteum se identifica como una especie cercanamente emparentada con una tortuga que actualmente sigue habitando en África. Este pariente corresponde a la llamada tortuga de espolones (Centrochelys sulcata) que, aun siendo ligeramente menor que su antiguo pariente murciano, corresponde a la especie de tortuga terrestre de mayor tamaño de las que actualmente viven en África continental.


En el pasado se había propuesto que pudieran existir estrechas relaciones de parentesco entre algunas formas de tortugas terrestres europeas y africanas, debido a la dispersión de faunas en una única dirección: desde Europa hasta África. Sin embargo, la llegada desde África a Europa del linaje que incluye tanto a la nueva tortuga como a la tortuga de espolones es reconocida en el nuevo trabajo de investigación.



UNED_ODS






Sonia Cubillo

Imágenes: Grupo de Biología Evolutiva de la de la UNED

Edición web: Elena Lobato

Comunicación UNED