Logo de la UNED

Madrid, 23 de marzo de 2020




Investigación UNED: IA para para predecir el número de ingresos hospitalarios por incapacidad respiratoria


Una investigación de la UNED permite calcular el número de ingresos hospitalarios por incapacidad respiratoria y trastornos circulatorios causados por el polen y la contaminación ambiental. Servirá para optimizar los tratamientos y los recursos materiales, de personal y económicos destinados a atender a los enfermos. Sus autores, el profesor José Luis Aznarte y el doctorando Ricardo Navares, acaban de publicar los resultados de su trabajo en la revista internacional científico-tecnológica Neural Computing and Applications

UNED

Fotografía: Austrian National Library


La investigación, titulada Arquitectura de aprendizaje profundo para predecir a diario admisiones hospitalarias consiste en el diseño de una red neuronal artificial, un modelo matemático basado en algoritmos de aprendizaje automático que replica el funcionamiento del cerebro humano, capaz de aprender a partir de los datos que se le suministran. En este caso, la extracción de datos se origina en múltiples fuentes que cuentan con variables espaciales y temporales. Entre ellas, las estaciones meteorológicas que aportan mediciones de las condiciones atmosféricas; las fuentes que miden la contaminación, consignando los componentes químicos nocivos suspendidos en el aire; y los medidores de polen, incluidos los que tienen mayor poder alergógeno.

Todos estos parámetros se suministran a la red neuronal con las variables de área donde se ubican las fuentes, variables estacionales que aumentan o disminuyen la contaminación y concentración de pólenes y se cruzan con datos hospitalarios, con volumen de demanda de asistencia en casos de incapacidad respiratoria y trastornos circulatorios. “Estos datos de los hospitales son de difícil acceso, ya que las instituciones sanitarias son, de momento, reacias a compartirlos. No obstante, en este caso fueron obtenidos en el marco del Instituto Mixto de Investigación IMIENS, fruto de la colaboración entre la UNED y el Instituto Nacional de Salud Carlos III”, explica el director de la investigación José Luis Aznarte.


Foto


Salud y bienestar, no todo es economía



José Luis Aznarte es profesor del departamento de Inteligencia Artificial de la ETSI Informática (Escuela Superior Técnica de Ingeniería Informática) de la UNED. Ha participado y liderado más de 30 investigaciones en la última década, como una aplicación que permite clasificar con precisión los granos de polen; un estudio sobre el impacto del tráfico en los ingresos por enfermedades cardiorrespiratorias; o, la última de ellas, ya en proceso de implementación, destinada al Ayuntamiento de Madrid, que es un sistema predictivo que permite calcular la probabilidad de que se active el protocolo de NO2 en la ciudad, con 48 horas de anticipación. Dirige la investigación de Ricardo Navares, doctorando de la UNED que va a leer su tesis en los próximos meses. Ambos han colaborado en este trabajo con el Ayuntamiento de Madrid, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y la empresa de tecnologías basadas en minería de datos y algoritmos INVERENCE que, como ellos dos, se dedican a la predicción de series temporales.


UNED

“Hay muchos trabajos de redes neuronales artificiales en este mismo campo y otros”, señala el profesor Aznarte, “y una gran parte están centrados en aplicaciones y problemas económicos o financieros. Nosotros elegimos fijarnos en problemas de cuya resolución no se obtengan solo ganancias económicas, sino que elegimos principalmente aplicaciones que tiendan a mejorar la vida de la gente. Así, pretendemos usar la minería de datos no para enriquecernos, ni enriquecer a otros, sino para hacer más fácil la vida de cualquiera, para contribuir al bienestar y la salud de los ciudadanos. Pensamos que es posible una vida más fácil y mejor, en un planeta más habitable. Y para eso utilizamos la Inteligencia Artificial, con intención y voluntad social”.

En cuanto a la posibilidad de aplicar las conclusiones y la metodología de su trabajo a la desgraciada crisis del coronavirus, el ingeniero Aznarte muestra sus reservas: ”son dos problemas diferentes, con fuentes diferentes, que requieren planificación diferente. Si se establece como un reto, diría que con una buena financiación podría abordarse y obtener resultados con relativa rapidez. Pero tal como estamos en este momento sería adentrarse en un camino incierto”.


UNED_ODS






Aida Fernández

Edición web: Comunicación UNED

Comunicación UNED