Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2008

Galeria de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Cádiz
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Palma
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Málaga
Mérida
Palencia
Plasencia
Pontevedra
Segovia
Tenerife
Vila-Real
Viveiro
Edición 2009>> Noticia
ALBACETE - 15 de julio

Comiéndose las palabras

Filología y gastronomía italianas, unidas en un curso con sabor mediterráneo


Un recreo con mucho sabor

La cultura italiana desembarca en Albacete asentada en dos pilares: el idioma y la gastronomía.  Los 35 alumnos llegados de toda España y los 14 profesores procedentes de universidades de Roma, Atenas, Catania y Padua, disfrutan estos días de un curso que nos presenta a los vecinos que un día nos conquistaron por la fuerza de las armas, y hoy nos conquistan por el estómago.
En Chinchilla descansó Isabel la Católica de su campaña en Granada. No está claro si allí se lavó, por fin, la camisa
Salvatore Bartolotta, director del curso

Salvatore Bartolotta, se formó como profesor en la universidad de Catania, en Sicilia, ’la segunda más famosa de Italia en letras, después de Pisa y antes de Siena’, remarca, orgulloso. Casi por casualidad llegó a Uned, se puso a trabajar en la Facultad de Filología y se entusiasmó tanto, que se quedó.
 
También por casualidad vino a examinar a Albacete, se entendió con el director, Eduardo García y hablaron de la posibilidad de hacer un curso. Como por casualidad, lo comentó a su jefa de departamento, Teresa Gibert, que inmediatamente interiorizó la idea y, con el apoyo del Decano, Antonio Moreno, empezó a organizarlo.
 
Ahí acabaron las casualidades y empezó un trabajo duro que ha culminado con dos cursos: éste, sobre ‘Lengua y cultura gastronómica italianas’, y otro que hará en Zamora, en colaboración con la Universidad de Salamanca, sobre ‘Cine, música y televisión italianas’. Ambos patrocinados por el Instituto Italiano de Cultura de Madrid.
 
Tiene usted muchos alumnos ¿será porque Italia está de moda?
 
Será que está de moda, o será que mis alumnos de Filología y Cultura italianas me siguen. Estoy encantado porque después de enseñarles desde la sede central todo el curso, me los encuentro aquí y los conozco personalmente. Alguno hay que ha venido desde Italia porque vio el curso en Internet y ya tiene conocimientos pero desea especializarse..
 
¿Y qué tiene este curso de especial?, porque de gastronomía hay muchos este verano.
 
Lo realmente especial son ellos, los alumnos: entre estos 35 tengo un montón de doctores, licenciados, estudiantes, algún profesor, compañero de otra universidad... ¡Menudo nivel ¡eh!. Yo estoy impresionado. Y luego, además, que aquí usamos todos los recursos posibles: un refrán; el protocolo en la mesa; una receta contundente o imaginativa; la enocultura, porque a cada plato le ponemos un vinito fantástico...
 
Bueno, como casi todos....
 
¡No, no! Nada de eso. Nosotros somos originales.  Hay una ciencia de la alimentación que traemos hasta aquí. Son recetas auténticas que escapan de la mesa y suben hasta la lengua. No sólo hablo de comida, hablo de las palabras y expresiones específicas que nacen de nuestra gastronomía y se asientan en las variedades regionales del habla italiana. Palabras que nacen entre fogones y viven mientras la receta se cocina en las casas familiares o se sirven en los restaurantes. Palabras que cambian según evoluciona el uso gastronómico.

Pero ¿no era la comida italiana todo pasta o todo pizza? 
 
Igual que en la comida española todo es paella y todo arroz. ¡Claro que no! La pasta y la pizza son una parte, con sus variantes regionales. Allí comemos los entrantes, la pasta de primero, la carne o el pescado de segundo y el postre. Es mucho más fuerte que en España, donde habéis reducido el primero a una ensalada. Pero no hay que tener miedo: se puede comer de todo, pero en pequeñas raciones.
 
 
Se le nota entusiasmado, profesor.
 
Y porque no has hablado con los otros conferenciantes, todos de las principales universidades de Italia y Grecia. Y todos entregados a la causa. Este es un curso internacional y muy, muy bien diseñado. Por ejemplo, mañana Alesssandro Monfrini, profesor universitario muy prestigioso, pero al que le gusta presentarse por sus títulos gastronómicos: gourmet y cordón bleu (que en una tradución libre de la terminología francesa equivaldría a catador de platos exquisitos y cocinero mayor de La Republique). Pues bien, el se meterá entre fogones con los alumnos y preparará para ellos un menú, seccreto hasta ese moemento, que disfrutaremos todos a medio día. Una actividad de lujo, para un curso de lujo ¿Certo?
 
Cierto. Mañana, sin duda, el chef y los invitados nos llenarán de envidia contándonos los pormenores del ágape.
 
 
Aida Fernández Vázquez


De alimento espiritual y camisa de reina guerrera

‘Hemos encontrado la fórmula que triunfa: es el resultado de combinar la ciencia con la parte lúdica, el alimento físico con el alimento espiritual’. Eduardo García, director del centro asociado de Albacete, se muestra altamente satisfecho de la acogida del curso. ‘Para esta ciudad, 35 alumnos es mucho, y reunir un plantel de profesores venidos de algunas de las principales universidades italianas, es todo un lujo’. 

La mayor parte de los estudiantes son alumnos de Turismo. ¿Qué tiene Albacete capaz de atraer al visitante, futuro cliente de estos alumnos, y, sobre todo, qué tiene capaz de impresionar las retinas de profesores venidos de sitios tan turísticos como Roma, Atenas, Sicilia o Padua? ‘Quizá la ciudad en sí, aunque agradable para vivir, no ofrece demasiadas sorpresas. Pero la provincia tiene un patrimonio muy rico, tanto el histórico-artístico como el natural’. 

Y el director, que no en vano es profesor de historia, desgrana una amplia lista de ejemplos de enclaves ‘bellísimos y muy significativos’, como el patrimonio natural de las Sierras de Alcaraz y del Segura, con el nacimiento y los chorros del Río Mundo. O el patrimonio artístico con la localidad de Alcaraz, cuna de Andrés de Vandelvira ‘uno de los mejores arquitectos renacentistas, autor de gran parte de los edificios de la época en Úbeda y Baeza, hoy declarados Patrimonio de la Humanidad’. 

Sin olvidad, la ciudad medieval de Chinchilla, a sólo 14 kilómetros de Albacete, que destacó por su apuesta a favor de Isabel en la guerra por el trono frente a Juana la Beltraneja. ‘Isabel la Católica agradeció el apoyo colmando a la villa de privilegios y dotándola de sus fueros y estableciéndose en ella en las treguas de la campaña contra el reino de Granada. Y no, nadie ha podido documentar fehacientemente si la soberana decidió o tuvo tiempo de lavar en Chinchilla su camisa’, concluye el director con buen humor.

 



   
   
  NOTICIAS RELACIONADAS
   
  Albacete - Cena de gala en la Roma del S. I
  Segovia - Filósofía en La Granja
  C.P. MADRID VI - Cuando llegue la libertad...
  Segovia - Tarde de estreno en La Granja
  Instituciones Penitenciarias - Asuntos de mujeres, en territorio de hombres
   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010