Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2008

Galeria de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Cádiz
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Palma
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Málaga
Mérida
Palencia
Plasencia
Pontevedra
Segovia
Tenerife
Vila-Real
Viveiro
Edición 2009>> Noticia
VILLABONA - 1 de julio

Benjamín Rivaya: 'La democracia exige libertad de expresión y un periodismo fuerte'

Benjamín Rivaya

El Centro Penitenciario de Villabona acoge el curso El cine y la libertad de expresión, en el que se reflexiona y se debate sobre diferentes aspectos relacionados con este derecho fundamental. Está dirigido por Fernando Azofra, coordinador de la División de Ciencias Jurídicas y Sociales del Centro Asociado de la UNED en Asturias. El encargado de impartir la primera conferencia fue Benjamín Rivaya García, profesor titular de Filosofía del Derecho de la Universidad de Oviedo y profesor-tutor de la UNED. En ella analizó cómo se trata la libertad de expresión en diferentes películas.

Benjamín Rivaya es autor de obras como Eutanasia y cine (2008), El materialismo jurídico: la presunta teoría del derecho de Marvin Harris (2007) y Una introducción cinematográfica al derecho (2006), esta última en colaboración con el también jurista Miguel Ángel Presno.

- ¿Qué destacaría del tratamiento que ha hecho el cine de la libertad de expresión?

- En primer lugar, el cine pone en relación la cuestión de la libertad de expresión y de la dignidad de la persona. Por ejemplo, se plantea cuáles son los límites a los que ha de someterse el periodista cuando ejerce su profesión. Es decir: qué es lo que puede contar. Una chica católica se somete a un aborto y no quiere que esto se sepa… ¿El periodista está legitimado por la libertad de expresión para contarlo, o por respeto a esta persona no debe hacerlo? O, ¿el periodista puede imputar delitos en sus artículos a ciertas personas? También se plantea el problema de la obscenidad. ¿Puede un humorista, un director de cine, un literato, un periodista… ser obsceno?

- En su conferencia también relaciona usted libertad de expresión y democracia.

- La democracia exige libertad de expresión y un periodismo fuerte. Por tanto, la labor del periodista sería muy importante. La democracia se puede entender de muchas maneras. De una forma procedimental, o como un régimen en el que se respetan los derechos humanos. Está demostrado que los derechos humanos se respetan más donde hay un poder periodístico fuerte. Es decir, los derechos humanos no se vulneran ante las cámaras, se vulneran detrás de las cámaras, en la oscuridad. No se vulneran a la luz. Así, cuando se perpetra un genocidio el periodismo es una profesión de riesgo, porque el periodista que enseña al mundo lo que está pasando puede ser liquidado por los genocidas.

- ¿Y qué ocurre en el caso de la creación científica? También habla de ella en su conferencia…

- Para que haya ciencia es necesario que haya libertad de expresión y esto lo muestra el cine en algunas películas de corte histórico, como puede ser por ejemplo Giordano Bruno. Él se enfrenta a la Iglesia, dice que la Tierra no es el centro, que el Sol es el centro, y la Iglesia lo condena a la hoguera y lo quema. Algo parecido pasa después con Galileo. Los dos grandes pilares de la cultura occidental, los derechos humanos y la ciencia, que tienen su origen en Occidente pero que los consideramos fenómenos universales, requieren de la libertad de expresión. La ciencia intrínsecamente necesita poder expresar aquello que se ha conocido.

- En el cine se refleja asimismo el interés empresarial de los medios de comunicación.

- Hay un cine crítico muy interesante que se pregunta si los medios, y en especial la televisión, asumen que tienen tan alta responsabilidad de velar por los derechos humanos y desarrollan esa responsabilidad seriamente, o si por el contrario no son más que grandes empresas que quieren ganar dinero. El carácter empresarial de los medios distorsiona muchas veces la libertad de expresión. El objetivo para la empresa es obtener beneficio económico y para el periodista ganar prestigio. Esto se muestra en dos películas de manera brutal: El gran carnaval de Billy Wilder, y Mad city [de Costa-Gavras]. La cuestión empresarial de los medios está muy bien tratada por Sidney Lumet en Network, donde se ve que el objetivo de los programas de televisión es conseguir audiencia, y cuanta más audiencia mejor. Por un lado están los derechos humanos idealmente considerados, y por otro la realidad. Este discurso no sólo se observa en los libros (Noam Chomsky), sino también en el cine.

- ¿Dónde está el equilibrio entre el derecho al honor y la libertad de expresión?

- Que de repente publiquen un reportaje sobre una persona sin ninguna relevancia pública, sobre aspectos de su intimidad, atenta contra su derecho al honor y a la propia imagen. Claro, cuando ya no es una persona cualquiera sino una persona con relevancia pública, habría que ver hasta dónde se puede ir. No todo se puede contar ni hay que contarlo. Pero pienso que en general a los medios les ha salido barato vulnerar, traspasar, los límites de la libertad de expresión. Porque al fin y al cabo consiguen tiradas con las que salen ganando a pesar de las multas. De nuevo el carácter empresarial distorsiona la cuestión de la libertad de expresión.

- ¿Cómo valora la importancia de que se impartan cursos como este en los centros penitenciarios?

- Allí hay una serie de alumnos que pueden tener interés en estas cuestiones y que acceden a unos contenidos a los que de otra forma no tendrían acceso. Yo creo que es bueno por eso. La UNED cumple con su obligación, los alumnos ejercitan su derecho a poder cursar enseñanzas, en este caso no regladas, y pienso que es bueno para todos. Me imagino que la circunstancia penitenciaria no es una mala circunstancia para acercarse al estudio. Para los externos también es una buena oportunidad, sin duda.

Pablo Núñez


   
   
  NOTICIAS RELACIONADAS
   
  Cadiz - Cultura junto al Atlántico
  Instituciones Penitenciarias - Asuntos de mujeres, en territorio de hombres
  Guadalajara - ¿Y para quién es la casa?
  Guadalajara - `Los inicios del siglo XXI se han caracterizado por el debilitamiento de las estructuras normativas tradicionales, la subjetivización y privatización de las relaciones familiares'
  Guadalajara - Familia y retos contemporáneos
   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010