Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2008

Galeria de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Cádiz
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Palma
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Málaga
Mérida
Palencia
Plasencia
Pontevedra
Segovia
Tenerife
Vila-Real
Viveiro
Edición 2009>> Noticia
LES ILLES BALEARS - 7 de julio

Prensa, radio, tv e internet: Protege a tus hijos y enséñales a protegerse

La imagen, el honor y la intimidad de los menores no pueden ser objeto de comercio



Adolescentes que se acuestan con jefes de Estado por dinero; pequeños rateros que mantienen con sus hurtos intrincadas tramas mafiosas; niños bien empapados en alcohol y drogas sintéticas que agreden, a veces hasta la muerte, al diferente, al indigente, al marginado. Hijos de famosos de los más variados pelajes que viven su infancia expuestos al objetivo de cámaras de fotos y de televisión.

 


¿Siguen teniendo derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen?, ¿cuándo la pierden?, ¿se les puede proteger?, ¿están claros los límites entre su protección y el derecho fundamental a la libertad de expresión? María Victoria García-Atance nos cuenta las conclusiones que, sobre el tema, se alcanzaron en el curso ‘La protección de la juventud e infancia en el ámbito del Estado de Derecho, celebrado en Palma de Mallorca.

García- Atance, profesora de Derecho Constitucional ha debatido intensamente todos los aspectos de protección del menor en un foro con varias conferencias y dos talleres de práctica jurídica en el centro asociado de las Islas Baleares..

Este año muchas universidades incluyen la protección del menor en sus cursos de verano. Aquí en la UNED varios centros tratan el tema desde distintos puntos de vista ¿estamos ante el tema de moda del verano?

Es un tema que interesa siempre, pero quizá ahora más por el grado de sensibilización de la sociedad. Nosotros hemos tenido 40 alumnos y, además, el lugar donde lo impartimos,  el CaixaForum es un edificio emblemático, el antiguo Gran Hotel, de arquitectura art-decó, construido a principios de siglo. Es un foco con gran actividad cultural. Si nuestro patrocinador. La Caixa, ha elegido este curso para este espacio es porques sabe que tiene tirón y cuenta con un gran impacto.

Y sus alumnos ¿se muestran igual de contentos?

Si. En cada conferencia se abre un debate. Son muy participativos. Incluso hay temas muy difíciles, muy controvertidos, con muchos puntos de vista diferentes, que resultan siempre enriquecedores.

Tienen dos talleres de práctica jurídica, ¿cree que los alumnos aprenden realmente a manejar leyes y reglamentos?

Sin duda, ese es mi principal objetivo. Aquí vienen funcionarios, alumnos de derecho de la UNED y de otras universidades, gente que prepara su doctorado o que ha terminado su carrera y busca ampliar formación. Yo siempre pienso que ojalá lo puedan aplicar luego en su vida laboral diaria.

Que gusto, salir en las revistas

En la prensa y la televisión vemos a niños y adolescentes protagonizando noticias con una banda negra o con la cara distorsionada ¿es suficiente esa medida para preservar su imagen y su intimidad?

Si fuera solamente la imagen lo que llega espectador sería suficiente. Si ese menor no fuera reconocido por datos que inevitablemente se cuelan en el texto, sería suficiente. Pero lamentablemente los menores suelen ser absolutamente identificables en su entorno por mucho rombo que se le ponga.  Recuerde el caso de una niña que declaró en un programa de televisión, novia de un presunto asesino. Salió con todas las bendiciones del padre y con toda la tranquilidad del mundo por parte de la madre, pero eso no exonera de responsabilidad a la cadena.

¿Qué propondría usted en esos casos?

Tratándose de temas de esa índole, los medios y las familia seguramente se prestan a ello por razones económicas. Elimínense entonces esas razones. Personalmente me pregunto qué hace la fiscalía mientras se ven determinados espectáculos. Seguramente sestea, porque a la comunidad jurídica nos parecen inaceptables.

No obstante, todo apunta a que las medidas de protección al menor han cambiado ¿ha sido para mejor?

Se está haciendo un importantísimo esfuerzo para proteger lo más posible la imagen y vulnerabilidad del niño y el adolescente en todos los ámbitos. Especialmente ante los medios de comunicación. Aún así, y a pesar del esfuerzo, no se llega a la perfección.  Por ejemplo, una directiva europea de 1989 dirigida a los medios de radiodifusión, especifica en el artículo 16 que la publicidad nunca debe perjudicar moral o físicamente a los menores y que deben respetar una serie de criterios, como no incitar a la compra compulsiva de determinados productos.  Y en su arículo 22 aludía a las franjas horarias de horario infantil. Pues bien, los medios siguen vulnerando estos artículos y pagando las multas que se les imponen, simplemente porque, por alta que sea la multa, salen ganando si publicitan el anuncio tal como lo quiere y a la hora que lo quiere el anunciante.

¿Qué ocurre cuando una madre se saca un dinero extra vendiendo la comunión de su hija a una revista o un programa de televisión del corazón? ¿pierde el o la menor sus derechos durante la transación?

En principio, a cualquier niño le fascina salir en la te o en las revistas. Y seguramente la madre, que está encantada de ser famosa, querrá que su retoño también lo sea. Y si además consigue dinero, mejor. Pero los derechos del niño son patrimonio del menor son patrimonio del menor y con esas actitudes les son sustraídos por los padres. No busquemos subterfugios, el padre que vende la imagen de un niño ha vulnerado sus derechos. Y ya veremos qué piensa ese niño de esas fotos cuando crezca y sea un adulto. Quizá se avergüence de verse así expuesto. 

¿Podemos dejar entonces que sean padres o medios quienes pongan límites a la  protección de imagen del menor?

El límite lo pone el artículo 20. 4 de la constitución, donde especifica que la libertad de información tiene sus límites en el respeto a los derechos... especialmente en el derecho al honor, a la intimida a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia. Es una redacción clara y nítida que sólo cabe interpretar literalmente. Quien no lo hace así, responde a intereses que no son, evidentemente,  los del menor.

Aida Fernández Vázquez

 

 


   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010