Portada
Todas las portadas
Sin Distancia 2008

Galeria de Fotos

FEDER
FEDER


Información General
A Coruña
Albacete
Ávila
Ávila MEC
Barbastro
Baza
Cádiz
Ceuta
Dénia
El Barco de Ávila
Gijón
Guadalajara
Instituciones Penitenciarias
La Palma
La Rioja
Les Illes Balears
Madrid
Málaga
Mérida
Palencia
Plasencia
Pontevedra
Segovia
Tenerife
Vila-Real
Viveiro
Edición 2009>> Noticia
PLASENCIA - 2 de julio

Cómo sacar partido de nuestras emociones

La inteligencia emocional permite una mejor socialización

Durante esta semana se está desarrollando  el seminario 'Beneficios de la inteligencia emocional en la acción social'

El curso tiene como objeto tratar las competencias socio-emocionales dentro del ámbito de la acción social. Esta organizado por el Departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación II  de la Facultad de Educación de la UNED.


Según  Mario Pena  Garrido, profesor del Departamento MIDE II, se puede afirmar que 'aquellos alumnos que han aprendido las habilidades de la inteligencia emocional aumentan la probabilidad de alcanzar éxito personal, social y escolar, frente a quienes no presentan un adecuado nivel en estas competencias”.

 Salovey y Mayer definen la inteligencia emocional como 'una parte de la inteligencia social que incluye la capacidad de controlar nuestras emociones y las de los demás, discriminar entre ellas y usar dicha información para guiar nuestro pensamiento y nuestros comportamientos”.  Por tanto,  Pena Garrido se plantea en una de sus comunicaciones si la inteligencia emocional es útil en la formación de los estudiantes y que ventajas se derivan de ello.

Las conclusiones  son positivas: La I.E se considera un factor explicativo del rendimiento académico. Los alumnos con mayores niveles de I.E muestran a lo largo del curso menores sentimientos de agotamiento, estrés y mayores actitudes positivas hacia sus tareas. Por otra parte, la I.E se asocia con la disminución de conductas de riesgo para la salud entre las que se incluyen el consumo de tabaco y alcohol.

Asimismo se concluye  que la adquisición de esas habilidades no es algo innato, sino que puede ser enseñadas; por eso , es preciso desde los ámbitos educativos y familiar se desarrollen acciones intencionales que incluyan la formación socio-emocional; concretamente es recomendable que desde los centros educativos se promueva la inclusión de programas o intervenciones en este sentido.

Maria Dolores Orantos Miguez.


Laboratorio de emociones
   

© UNED Centro de Servicios Informáticos - 1995/2010