Accesos directos a las distintas zonas del curso

Ir a los contenidos

Ir a menú navegación principal

Ir a menú pie de página

MICROGRADO EN ESTUDIOS DE LA ANTIGÜEDAD

Curso 2021/2022 - CODIGO 7806

MICROGRADO EN ESTUDIOS DE LA ANTIGÜEDAD

PRESENTACIÓN DEL CURSO

El presente microgrado está concebido para introducir al estudiante en los estudios del mundo antiguo desde una perspectiva interdisciplinar, en la que tenga cabida la mayor parte de las materias que cualquier estudioso de la Antigüedad debe conocer. En este sentido, el plan de estudios ofrece una propuesta amplia en la que tienen cabida contenidos que afectan tanto a la disciplina de Historia Antigua como a otras intrínsecamente relacionadas con ésta como son el estudio del pensamiento, del derecho y de las llamadas lenguas clásicas.

Los estudios sobre la Antigüedad siempre han despertado un gran interés a lo largo de toda la historia y sobre todo a partir del Renacimiento. La Antigüedad Clásica fue campo de inspiración en todas las parcelas del arte, a lo que contribuyó el hallazgo de ciudades que se creían desaparecidas como Pompeya, Herculano y otras muchas. A todo ello se unió, ya desde el siglo XIX, la admiración por la civilización egipcia, con el desciframiento de la escritura jeroglífica egipcia por Jean-François Champollion y el surgimiento de numerosas misiones arqueológicas a lo largo del Nilo. El mundo se inundó de objetos egipcios, y hallazgos como la tumba de Tutankhamon, fueron primera plana de los periódicos durante meses. Pero no solo Egipto. Las culturas del Próximo Oriente, que se desarrollaron entre los ríos Éufrates y Tigris, también despertaron un gran interés. Uno de los arqueólogos más activos fue Paul Emile Botta quién comenzó la excavación de Dur-Sarrukin (Khosabad), la capital del rey asirio Sargón II, en 1843.

Poco después, en 1857, Edward Hincks y Henry C. Rawlinson pusieron las bases del desciframiento de la escritura cuneiforme, lo que nos permitió acceder a una infinitud de documentos de todo tipo, literarios, científicos, históricos, religiosos, económicos, etc. Pero este creciente interés por las civilizaciones del Próximo Oriente no hizo que se descuidaran los estudios sobre la Antigüedad clásica greco-romana. Por toda Europa, a lo largo del siglo pasado, surgieron cátedras de egiptología, asiriología, historia de Roma, historia de Grecia. En España fuimos algo más tardíos, y los estudios sobre la antigüedad greco-romana fueron asumidos sabiamente por filólogos clásicos y arqueólogos, y no sería hasta la década de los años 70, cuando se crearon las primeras cátedras de Historia Antigua.

En la actualidad son muchos los interesados por la Historia Antigua en todas sus vertientes: Sumer, Akad, Asiria, Hatti, Egipto, Grecia, Roma. La sociedad actual está ávida de conocer el pasado y buen ejemplo de ello es la gran difusión que ha tenido la novela histórica en los últimos años, al igual que el cine de tema histórico y las series de televisión con el mismo tema.

En la facultad, desde hace años, venimos detectando que existe un nutrido grupo de estudiantes que están interesados en épocas concretas de la Historia, o en determinadas regiones, y se sienten insatisfechos al tener que cursar asignaturas que despiertan en ellos un escaso interés.

Existe también un importante grupo de licenciados o graduados en otras materias, interesados en la Historia Antigua o en la Antigüedad en todos sus aspectos, habitualmente como complemento a sus estudios principales.

En un intento de dar respuesta a este interés generalizado, han surgido ya algunos títulos de grado orientados en este sentido, como el Grado en Ciencias de la Antigüedad de la Universidad Autónoma de Barcelona, centrado fundamentalmente en los estudios clásicos; o el Grado en Ciencias y Lenguas de la Antigüedad, de la Universidad Autónoma de Madrid.

En la UNED hemos concebido este microgrado en Estudios de la Antigüedad, para responder al interés de nuestros alumnos por esa parcela de la historia, por la que se sienten enormemente atraídos; pero no solo pensando en ellos, sino también en esos numerosos sectores de la sociedad que, aun teniendo una cierta respuesta a sus intereses en algunos programas universitarios, se topan con una dificultad espacio temporal a la que la UNED, siendo una Universidad semipresencial, sí que es capaz de dar una solución satisfactoria, gracias a sus avanzados medios tecnológicos y la enorme red de centros distribuidos por todo el mundo.

El microgrado en Estudios de la Antigüedad puede ser un punto de inicio para luego dar el salto al grado en Geografía e Historia de la UNED, o una salida para aquellos que mientras están cursando el grado se sienten defraudados en sus expectativas, pero no quieren abandonar los estudios. Además, el microgrado en Estudios de la Antigüedad, podría ser el germen de un futuro grado en Estudios del Mundo Antiguo, que aumentaría la oferta de estudios superiores de la UNED.