"La red motiva para la creación de nuevos saberes"

El director de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia es también el decano de la Facultad de Educación de la UNED, cargos que combina con el de editor de varias revistas, escritor de libros, director de proyectos de investigación, miembro de distintos comités científicos y, sobre todo, abanderado de la incorporación de la tecnología como herramienta imprescindible de la enseñanza aprendizaje.

Lorenzo García Aretio comparte con mÁs UNED sus proyectos y sus logros al frente de la Cátedra UNESCO, y algo más, mucho más personal…

Aida Fernández

García Aretio, muy personal...

Como bien recoge la página web de la CUED, casi todos los días empieza en algún lugar del mundo un congreso, una jornada, un encuentro, un simposio sobre Educación a Distancia. Cada día se experimentan herramientas nuevas, software, metodologías,…Tanta información, en tantos idiomas, desde tantas fuentes, ¿va a caber todo en ese blog que acaba usted de estrenar profesor?

Desde que terminé mi licenciatura en Pedagogía, he venido trabajando, estudiando e investigando sobre los fundamentos, las estructuras y las posibilidades de la educación a distancia (EaD). Como cualquier otro docente universitario, opté por una línea de investigación, con la suerte añadida de que trabajaba en una universidad que me facilitaba ese campo de indagación científica. La educación a distancia es mi ámbito de trabajo, es mi campo de ocupación, de preocupación, de reflexión, de propuestas, etc.

Me pregunta por mi blog. Mi blog, el Blog García Aretio: http://aretio.blogspot.com, está recién creado y ni mis mejores expectativas podrían haber soñado con tal acogida. Algunas de las entradas han tenido numerosos comentarios y están siendo bien compartidas en las redes sociales.

En este blog pretendo hablar de aquello de lo que sé algo (sólo un poquito), de la universidad desde la perspectiva pedagógica, de la educación a distancia, de las tecnologías aplicadas a la educación, de la red, de las redes sociales, de la web 2.0, etc. Trataremos de ir sacando huecos de nuestro tiempo para que periódicamente aquellos que me siguen puedan contar con mi propuesta, con mi información, con mis puntos de vista sobre esos temas.


Además de ostentar la cátedra CUED, es usted Decano de la Facultad de Educación, una facultad con dos licenciaturas, una diplomatura, dos grados, y sus máster, sus doctorados… En total, unos cuantos miles de alumnos. Después de ver la actividad internacional que genera su cátedra UNESCO, cuéntenos, ahora que no nos ve nadie, cómo organiza su tiempo para atender también las cosas de casa.

Bueno, realmente, en las cosas de casa, de verdad en las de mi casa, no ayudo demasiado. Aunque comparto lo que puedo, he de reconocer que mi esposa es una joya a la que debo buena parte de lo que he llegado a ser y de lo que hago. Todo eso, ella, lo considera también como suyo.

En la otra casa, en la UNED, en la Facultad de Educación, es cosa de organizarse. Tengo que reconocer que los algo más de siete años que llevo como Decano de esta Facultad, han sido, probablemente, los peores años en cuanto a la carga de trabajo, que se han vivido en la universidad española. La adaptación de todos los estudios a las exigencias del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), cuyas tareas de diseño, desarrollo, organización y puesta en marcha han recaído fundamentalmente en los decanatos, sumado a lo que viene suponiendo la permanente innovación metodológica y tecnológica de nuestra UNED, no nos han dejado demasiados huecos para dedicarnos a otras lindezas.

Si un decanato en una facultad con cerca de 20.000 estudiantes y en estos tiempos no se afronta con ilusión, puedo asegurar que se convierte en un potro de tortura. Pero con la ilusión sólo no basta. No se puede dirigir una Facultad de estas características si no se cuenta con un equipo de mujeres y hombres de la categoría de los que me han venido acompañando durante estos años. De ellos, sinceramente, de ellos, más que míos, son los éxitos, si es que los ha habido.

Cuando me quedan pocos meses para culminar mi segundo mandato (afortunadamente no existe posibilidad legal para un tercero), estoy tratando de irme abriendome de nuevo a otras actividades. De ahí el lanzamiento reciente de mi blog y ls innovaciones pretendidas en la CUED.

Déjeme decirle que me cabe una última ilusión de este período de ocho años de decanato, de dirección de esta Facultad de Educación. Antes de abandonar el decanato aspiro a que todo el personal de la Facultad quedemos instalados en un extraordinario nuevo edificio. Esta Facultad, también otras de la UNED, lleva sufriendo muchos años de la escasez de espacios que limita severamente el buen desarrollo de las actividades docentes y administrativas. La calidad puede sufrir ante tanta penuria de metros cuadrados. Nos vamos a un edificio nuevo en el que el dinamismo propio de todos los que trabajamos en esta Facultad, podrá desarrollarse de forma más eficaz.



Con las Tics se gana inmediatez e internacionalización del conocimiento. Todo aquello que no conseguimos archivar en nuestro cerebro, lo encontramos enseguida en wikipedia. No obstante, profesor, tanta información, tanta rapidez, ¿no pueden provocar una cierta pereza intelectual hacia la adquisición del saber y una cierta incapacidad para la articulación del propio pensamiento crítico?

Los críticos del uso de las tecnologías suelen utilizar, entre otros, esos argumentos que usted plantea en su pregunta. Cierto que puede haber algo de eso, de ahí que para paliar esas posibles debilidades siga existiendo algo que llamamos la educación. La televisión ¿es buena o es mala?, ¿quién puede negar los efectos positivos para el aprendizaje de tantos buenos programas de televisión?, ¿que los hay malos, que abunda la basura?, quién lo duda.

¿Deshumanizan las tecnologías? Pues no son pocas las objeciones o repulsas a todo aquello relacionado con la tecnología al conside­rarla fomentadora del materialismo, del utilitarismo y de situar, quizás, a los medios por encima de los fines. Señalan estos críticos que se persi­gue tecnificar el proceso educativo, sin importar dema­siado qué sea la educación y cómo mejorarla, con la idea de rentabilizarlo, de aplicar las tecnologías para obtener el mejor producto educativo. Digo yo, eso lo harán, lo pensarán o lo criticarán algunos. Otros no opinamos así.

Negar las posiblidades que para la educación tienen hoy las diferentes tecnologías, es estar ciego ante la realidad social que nos rodea. ¿Qué existe saturación –infoxicación llaman otros- de información?, naturalmente, para eso está, entre otras cosa, la educación, para tratar de conformar actitudes y capacidades en torno al uso adecuado de estos recursos por parte de los estudiantes.

No todo lo que ofrecen las tecnologías, todo lo que ofrece la red, es bueno. Pero sí son buenas las numerosas alternativas que se nos brindan para aprender. La búsqueda de la información adecuada es una competencia que habrán de adquirir los estudiantes. El conocimiento se genera, se profundiza, se procesa y se difunde, de manera muy especial, a través de la red. La red motiva para la creación de nuevos saberes.

El peligro para los estudiantes es suponer que todo está hecho, que todo está inventado, que todo está en la red. El copia-pega podría imponerse, ¿cerramos Internet por ello? De consumidores de tecnología, de sólo lectores, hemos de convertir a nuestros alumnos en creadores de conocimiento y de información, en participantes en el contraste de ideas y opiniones.

Sería bueno que las generaciones actuales no tuvieran miedo a innovar. El ensayo-error, las previsibles equivocaciones podrían frenar esos afanes de avanzar, de crecer, de aportar cosas nuevas.


El perfil del estudiante de la UNED, un ciudadano de entre 25 y 45 años, no es precisamente nativo de la era tecnológica, sin embargo, habitualmente se le presenta “enganchado” al ordenador. ¿Qué pasó con aquel referente para el que inicialmente se “inventaban” nuevas formas de aprendizaje: el estudiante de una comunidad del Altiplano Boliviano que escuchaba las lecciones de la UNED con un transistor se da por extinguido? ¿Ya no es posible aprender si no es en línea?

En mis múltiples andanzas por el continente americano son bien conocedores sobre cuál es mi punto de vista sobre este particular. Eche un vistazo a ese sitio Web sobre el que me preguntó antes, el de los congresos que a nivel mundial se vienen organizando sobre estos temas relacionados con la EaD en sus diferentes presentaciones. En todos se habla de tecnologías, y cuanto más tecnología punta, mejor. Naturalmente en los congresos nos reunimos para debatir, para compartir sobre lo que viene, sobre lo que puede venir, y menos sobre lo que era o, incluso sobre lo que es.

Sin embargo, a ese estudiante del Altiplano Boliviano y de tantas zonas geográficas alejadas del bien de la educación, alejadas de los más elementales recursos tecnológicos (en muchos casos, sin corriente eléctrica), ¿le puede hacer algún beneficio la EaD de siempre?, aquella EaD del texto impreso, del teléfono, el correo postal y la radio. ¿No nos podríamos reunir los expertos para debatir sobre cómo mejorar esos procesos que hoy día aún pueden aportar beneficios ingentes a mucha población de nuestro globo?

Me niego a reducir los beneficios de la EaD para aquellos que disponen de un ordenador conectado a Internet. Cuando residimos en una sociedad desarrollada que, sin mayor problema, a golpe de clic cuenta con una ventana o con un portón abierto al mundo, somos proclives a olvidar a esas otras sociedades y grupos que sí quieren educación y que, hasta tanto sus condiciones socioeconómicas no cambien, tienen en la EaD un asidero para su progreso y desarrollo.


De entre las muchas cosas que se nos quedan en el tintero, elija una: cuénteme eso que siempre deseó responder y nunca le preguntaron.

Mujer, nadie me pregunta cuando me hace una entrevista por mi vida familiar, por mi forma de encarar los problemas cotidianos, por mis gustos y preferencias, por el esfuerzo de tantos años para llegar donde uno está, por… De mí, suelen interesar otras cosas, porque ni soy artista, ni deportista de élite, ni cantante top y, ni siquiera, académico de prestigio.

Por eso, entiendo que todos esos temas interesan poco, aunque lógicamente, en algunas respuestas a esas hipotéticas preguntas, me guardaría algo, aunque no sé, no sé, tengo el defecto ¿o virtud? de ser excesivamente transparente. Quizás, déjeme que le cuente algo que en ocasión referí en alguna conferencia en América Latina como respuesta a alguien que me preguntaba de que si eso de “a distancia” tenía garantías de éxito.

Hace muchos años, muchos, me enamoré de una preciosa jovencita madrileña. Yo, que soy extremeño, residía entonces en la ciudad de Badajoz, 400 kms de distancia de Madrid, ¿qué hacer en aquellos años ante esa situación de lejanía?, estaba claro, relaciones a distancia con los medios convencionales de comunicación, muchas cartas y mucho teléfono (el medio radio, parecía complicado utilizarlo para esto). Esa relación a distancia funcionaba, aunque era preciso el complemento de las más o menos frecuentes, aunque no sistemáticas pero sí fructíferas, sesiones presenciales que nos motivaban a los dos para continuar nuestra comunicación a distancia. Así durante casi dos años.

Pues mire, eso me ha servido para convencerme de que lo de “a distancia” funciona. Llevamos 41 años felizmente casados y habiendo formado una estupenda familia. La duda que me cabe es qué hubría sucedido si toda la relación de esos dos años se hubiese desarrollado sólo a distancia. En este caso, el blended, la “semipresencialidad”, creo que fue necesaria para que la actual evaluación por competencias, más bien autoevaluación, esté siendo exitosa. Creo que si nuestra Agencia de Evaluación y Acreditación (ANECA) interviniese, estaríamos verificados y acreditados.


García Aretio: la Cátedra UNESCO


Lorenzo Aretio

.- Cuándo y cómo nace la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia.

La Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED), nace en 1997 tras la correspondiente firma del convenio UNESCO-UNED. El primer director/titular de la Cátedra e inspirador de la misma fue el Dr. Ricardo Marín Ibáñez, mi maestro. Tras el fallecimiento en 1999 del ilustre profesor Marín, en el año 2000, tras propuesta de la UNED, UNESCO me nombra titular/director de esta Cátedra. Desde ese momento nos planteamos una serie de objetivos que a lo largo de estos años hemos ido cubriendo.

- ¿Qué aporta la UNED a la UNESCO a través de esta Cátedra? ¿y qué aporta la Cátedra UNESCO a la UNED?

Los aportes mutuos están explicitados en el convenio de creación de la Cátedra. UNESCO quería aprovechar los conocimientos y la experiencia de la UNED en el campo de la educación a distancia y la UNED vio como una oportunidad acogerse a este prestigioso organismo internacional para que a través de su programa UNITWIN de Cátedras UNESCO se pudiera proyectar ese saber y ese saber hacer en EaD, especialmente hacia América Latina.

.- Cuéntenos los cinco logros de la Cátedra en su andadura
Aunque se han acometido otras iniciativas, si hemos de limitarnos a cinco, podríamos destacar éstas:

  1. Ofrecer a la comunidad internacional un centro virtual de recursos documentales y de información, siempre relacionada con la educación a distancia en sus diferentes formulaciones y presentaciones: http://www.uned.es/cued
  2. Haber creado una potente red de intercambio de información y de debate y contraste de ideas, con cerca de 3.500 profesionales de la educación, la mayoría de ellos profesores universitarios preferentemente de América Latina, pero también de otros países: http://www.uned.es/cued/cuedis.html
  3. Presentar un Boletín Electrónico de Noticias (BENED), permanentemente actualizado y remitido semanalmente por email a cerca de 6.000 profesionales ocupados o preocupados por la EaD: http://www.uned.es/bened
  4. La creación de una revista científica sobre EaD estaba entre sus objetivos iniciales. La AIESAD (Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia), en 2005 encargó a la CUED la dirección de la Revista Iberoamericana de Educación a Distancia (RIED): http://www.utpl.edu.ec/ried
  5. Contar con una base de datos actualizada diariamente, relativa a todos los congresos, seminarios y jornadas que sobre EaD y tecnologías aplicadas a la educación se vienen celebrando en el mundo: http://www.uned.es/cued/congresos.html
Lorenzo Aretio

.- ¿Y los cinco retos que se plantea a medio plazo?

En realidad la actividad de la CUED viene siempre muy condicionada por los apoyos con los que pueda contar desde la propia UNED. Son nuestros propósitos inminentes, algunos de ellos naciendo ya, los siguientes:

  1. Acabamos de arrancar con un nuevo sitio Web para la Cátedra, más moderno y funcional, al que se incorporarán nuevos servicios: http://www.uned.es/cued También deseamos transformar el Boletín Electrónico de Noticias de Educación a Distancia (BENED) en un servicio más automatizado y global. Este servicio del nuevo BENED tendrá actualizaciones diarias y semanales. Las semanales se remitirán a los 6.000 profesionales ya inscritos en el anterior formato.
  2. También la CUED acaba de lanzar esta semana un Blog http://blogcued.blogspot.com, diferente al mío, http://aretio.blogspot.com. Ambos se reforzarán mutuamente. El Blog de la CUED tiene la particularidad de que las entradas o posts en el mismo serán generadas por personas distintas, todas ellas relevantes expertos de diferentes universidades españolas y de América que tienen mucho que decir en el ámbito de la educación a distancia y de las tecnologías aplicadas a la educación.
  3. Ir integrando la red de miembros que conformamos en la CUED a través de las diferentes herramientas colaborativas, especialmente de las redes sociales, aunque siempre reforzada por la Lista Cuedistancia.m Hemos abierto los correspondientes perfiles de la CUED, tanto en Facebook como en Twitter. También contamos con un canal en Youtube.
  4. Lanzar un nuevo servicio en colaboración con el Centro de Medios Audiovisuales (CEMAV) de la UNED para el diseño, desarrollo y producción de una serie de vídeos que tengan como objeto principal del contenido a la EaD. Esta actividad se denominará CUED-MEDIA.
  5. Reforzar la calidad de la Revista Iberoamericana de Educación a Distancia (RIED).

Deseo destacar la relación existente entre la CUED y la AIESAD. No solo por el encargo inicial que me hizo en 1998 para crear la RIED, sino posteriormente, a finales de 2005, para retomar la dirección de esta revista científica que poco a poco va alcanzando estándares de calidad bien reconocidos. Esta relación se cifra también en el protagonismo que la Cátedra ha tenido en las celebraciones del XXX Aniversario de la AIESAD al que hemos hecho mención en una reciente entrada en mi Blog: http://bit.ly/iyMkUP

Paralelamente, la AIESAD me encargó la coordinación de una publicación que titularemos "La AIESAD pionera en la divulgación científica sobre educación a distancia en iberoamérica". Es de resaltar que, en efecto, han sido 30 años en los que desde AIESAD siempre ha existido un medio de divulgación científica, un Boletín en los inicios, una revista a continuación, para, desde 1998 culminar en la actual Revista Iberoamericana de Educación a Distancia (RIED) http://www.utpl.edu.ec/ried

También es la intención de la CUED el Integrar parte o todas las actividades de la CUED en el recién creado Centro Superior de Enseñanzas Virtuales (CSEV) que patrocinado por diferentes ministerios y por algunas de las más prestigiosas empresas españolas, ha propiciado la UNED.

Breve reseña biográfica y curricular de García Aretio

  • Catedrático de Universidad, Decano de la Facultad de Educación y Titular/Director de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia en la UNED.


 

Edición: Diana Bermúdez

dbermudez@csi.uned.es